Menu Big Bang! News
Actualidad ANTES DE LAS FIESTAS

Más vale prevenir: advierten sobre el uso de pirotecnia, un mal de estos días

El ministerio de Salud advirtió sobre el uso incorrecto de estos artefactos y las lesiones que pueden provocar. Los niños de 5 a 14 años, los más afectados. Cómo influye en los animales. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Las Fiestas de Fin de Año suelen ser un motivo de festejo y reunión familiar, pero también tienen su costado peligroso: los accidentes por pirotecnia. Al respecto, expertos advirtieron que el mayor número de accidentes por manipulación indebida de pirotecnia se registra en niños de 5 a 14 años.

Los accidentes con pirotecnia, un triste clásico de las Fiestas. 

Asimismo, alertaron sobre el efecto negativo de los estruendos en animales, por lo que desaconsejaron el uso de esos elementos.

Los niños de 5 a 14 años son los más afectados. 

El ministerio de Salud advirtió que el uso incorrecto de petardos y fuegos artificiales puede ocasionar lesiones físicas graves como quemaduras, afecciones auditivas y daños oculares irreversibles, afectando principalmente las manos, los ojos, la cabeza y el rostro de quienes los utilizan.

Ojos y manos, las partes del cuerpo que más afectadas. 

Responsables de la cartera sanitaria pidieron que los adultos “prohíban el uso de pirotecnia a los niños y tomen todos los recaudos para que éstos no estén expuestos a elementos pirotécnicos”.

Además, recordaron que otros accidentes frecuentes son los provocados al destapar botellas de bebidas espumantes popularmente conocidos como “corchazos”.

Los “corchazos”, otro mal de estos tiempos. 

En animales

Sin embargo, la pirotecnia no sólo puede provocar daños a los seres humanos, sino que también afecta sensiblemente a los animales.

Organizaciones protectoras impulsaron campañas en redes sociales para desaconsejar el uso de estos productos, los cuales pueden provocarles taquicardia, temblores, falta de aire, náuseas, aturdimiento, pérdida de control, miedo y hasta la muerte.

Los perros suelen perderse o ser atropellados al huir por el ruido. 

Al tener una mayor sensibilidad auditiva, los perros y gatos son los que perciben con más intensidad los estruendos.

Los primeros huyen espantados por el miedo y se pierden o suelen ser víctimas de accidentes, en tanto los felinos son de correr detrás de los explosivos por curiosidad y sufren lesiones al ingerirlos.

Los gatos corren a los explosivos y se los tragan. 

En el caso de las aves, los ruidos les provocan taquicardias que pueden derivar en la muerte.

El Instituto Pasteur recomendó evitar la fuga de los animales de compañía, y alertó sobre mordeduras a raíz del temor ante los estruendos.

En tal sentido, pidió aislar a perros y gatos dentro de las viviendas para evitar “un estado de descontrol que provoque que intenten escapar”.

Hay campañas que alertan sobre los daños en animales. 

Además, el organismo sugirió “evitar el uso de tranquilizantes no indicados por un profesional médico veterinario, dado que algunos pueden producir un efecto inverso al deseado”.

Recomendaciones en caso de accidentes

El ministerio de Salud bonaerense recomendó que, en caso de accidentes por uso indebido de la pirotecnia, se debe lavar la zona lesionada con agua fría para calmar el dolor, y no usar cremas, pomadas o ungüentos caseros.

“Si cae fuego sobre la ropa se lo debe sofocar envolviendo al afectado con una manta, o haciéndolo rodar sobre el suelo. La víctima no debe caminar ni correr”, advirtieron, y pidieron que, ante accidentes con compromiso ocular, no se deben tocar los ojos.

Además, destacaron que “en todos los casos se debe consultar en forma inmediata a un médico o concurrir a un centro de salud”.

Por último, el ministerio de Justicia recomendó que en caso de comprar pirotecnia se corrobore que sea de uso legal, y pidió que los adultos supervisen el uso de los elementos por parte de menores de edad.

El ministerio de Justicia dio recomendaciones para no comprar mercadería ilegal.

Los artículos legales deben tener la leyenda “Autorizado por el RENAR”, el código de inscripción (de la Clase A-11 o B-3, seguido por el número de registro), nombre y número de registro del fabricante o del importador y las instrucciones de uso.

Un caso único

Sin embargo, hay un lugar en la Argentina donde todas estas recomendaciones no hacen falta, ya que es el único pueblo libre de pirotecnia.

Se trata de Guatraché, al sureste de La Pampa, un paraje de apenas 4.000 habitantes en el que los vecinos apoyaron la iniciativa de la Asociación Protectora de Animales y lograron que el Municipio prohibiera la venta de fuegos artificiales.

Guatreche, en La Pampa, el único pueblo libre de pirotecnia. 

Todo comenzó hace dos años, cuando la Asociación Protectora de Animales, con Jésica Santucci al frente, comenzó con una campaña y consiguió una ordenanza municipal para multar a los que vendan o arrojen fuegos artificiales.

Las radios FM y el boca a boca hicieron el resto, y hoy, cuando dan las doce el 24 a la noche se escucha, se escucha el saludo de los vecinos y el ruido de las copas que chocan, pero ningún estruendo vinculado a la pirotecnia.