Menu Big Bang! News
Actualidad brutal

Pescarmona: "Algunas menores se preñan para cobrar subsidios"

El empresario cargó contra la asistencia social, fustigó a los trabajadores y asoció comida con productividad. Fue en un encuentro de Asociación Empresaria Argentina y los participantes se incomodaron.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El empresario metalúrgico Enrique Menotti Pescarmona, dueño de la concursada empresa IMPSA, formuló feroces críticas contra las políticas de asistencialismo en favor de los sectores más vulnerables.

Pero esta vez fue más allá de los límites de la verborragia al asegurar que algunas menores incluso llegan a tener hijos para cobrar subsidios. 

Sus dichos incomodaron a los presentes en el encuebntro de AEA. Foto MZAOL.

"El asistencialismo no sirve, es retrógado. Las chicas de 14 años se preñan y tienen un bebé para que les den unos mangos", indicó textualmente.

El mendocino expuso durante el seminario sobre inversiones energéticas organizado por la AEA, en el que habló del presente y futuro de la economía en el país.

"Se embarazan por unos mangos" disparó el empresario. 

Sin embargo, su disertación tomó otro rumbo cuando comenzó a plantear una férrea oposición a los planes de asistencia social, y llegó a generar murmullos entre el auditorio, con la polémica frase. Muchos se incomodaron

Empleados "normales"

El empresario también dijo que sus empleados "trabajan como si fueran normales", después de un año de capacitación. Con verba incendiaria recordó que en Brasil mejoró la productividad de sus empresas a partir de la incorporación del desayuno para sus trabajadores, porque hacían sólo una comida por día y eso incidía en el nivel de producción.

"Hace 40 años los obreros venían mejor preparados en la Argentina; antes te llevaba dos o tres meses capacitarlos, ahora tenemos que hablar de doce o catorce meses", indicó el empresario.

Su empresa IMPSA está concursada.

Pescarmona era el principal accionista de Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA), el fabricante de turbinas que intenta salir de la mayor cesación de pago empresarial de Argentina en una década.

El mes pasado recibió la aprobación de un tribunal para una propuesta de reestructuración de deuda por unos 1.100 millones de dólares que la compañía acordó con la mayoría de sus acreedores