Menu Big Bang! News
Actualidad protestas

Protocolo antipiquete: se hará "por consenso de todos"

Lo adelantó la ministra de seguridad Patricia Bullrich. Se trabajará con la Justicia y los ministerios de seguridad de todo el país. Se apunta a una normativa que de previsibilidad y que evite trastornos a la población. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Hay coincidencia en que al gobierno de Mauricio Macri le esperan meses complicados en lo que respecta a conflictividad social. Los justos reclamos de diferentes sectores sumados a la utilización política de esos reclamos auguran cortes, movilizaciones, marchas y posibles desmanes.

El desafío de Macri es manejarse dentro de un equilibrio ante la situación. Con ese objetivo instruyó a Patricia Bulrich y su equipo para “normatizar” las manifestaciones, Marcos Peña en su momento, habló en su momento de “previsibilidad”.

El protocolo estaría listo en Enero.

La ministra de Seguridad adelantó hoy que el protocolo que impulsa el Gobierno para regular las protestas se acordará con "consenso de todos”, y apostó por "buscar una manera distinta de hacer visibles los conflictos que no sea el corte o la obstrucción total de los caminos y rutas". En los últimos tres años se registraron 14.235 marchas, piquetes y cortes de calles en la ciudad de Buenos Aires.

No se permitirán cortes totales de rutas y avenidas.

Bullrich indicó que el protocolo que presentará "va a ser un consenso de todos", al remarcar que ese conjunto de medidas "no sea solamente del ministerio de Seguridad sino de todos los ministerios de Seguridad del país. "Es un tema que tenemos que abordar entre todos y así creo que va salir. Es tan importante que no estén cortadas las rutas en Jujuy, Salta, Tierra del Fuego o Santa Cruz, como en la Ciudad de Buenos Aires", explicó. 

El reciente corte de la Ricchieri causó muchos trastornos.

En declaraciones a radio Continental, señaló que el objetivo es "plantear un cambio de paradigma" en materia de regulación de las protestas. Se busca que no haya “cientos de miles de ciudadanos que todos los días llegan tarde a su trabajo, pierden turno del médico o llevan los chicos tarde a la escuela porque la Ciudad, la provincia de Buenos Aires o Córdoba son un caos".

Sólo en Buenos Aires hubo casi 15.000 cortes en tres años.

Desde diferentes sectores ya apuntaron que no se permitirá que se ciminalice el derecho a protestar. Impulsados incluso por el kirchnerismo, en los últimos años se debatieron en el Congreso varios proyectos para regularla, aunque las iniciativas nunca lograron el consenso necesario para llegar al recinto.