Menu Big Bang! News
Actualidad acuerdo

Rusia bombardea a ISIS, en Siria, con la venia de Obama y EE.UU.

El parlamento ruso dio autorización para la intervención militar de aviones rusos piloteados por militares sirios. Forma parte de los acuerdos realizados esta semana en Nueva York, con el marco del Consejo de Seguridad de la ONU, entre Putin y Obama, que incluye el “status quo” en Ucrania y Crimea, entre otros.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Minutos después de que el Consejo de la Federación Rusa (cámara alta del parlamento) autorizara el uso de la fuerza en Siria, aviones de combate de ese país atacaron, este mediodía, objetivos del grupo Estado Islámico (ISIS) en la provincia de Homs, en el noroeste de ese país.

Según información desde el ministerio de Defensa, la misión fue ejecutada por aviones cazas rusos piloteados por militares sirios, coordinados desde el centro de operaciones de Bagdad, Irak, en el que trabajan rusos, iraquíes e iraníes.

Sin embargo, desde la Casa Blanca, en Estados Unidos, fuentes de la administración de Barack Obama le informaron a medios estadounidenses que el bombardeo no cayó sobre las áreas controladas por los yihadistas. Antes del ataque, Moscú informó a Washington.

El jefe de la administración del Kremlin, Serguéi Ivanov dijo que la intervención rusa responde a una petición del presidente de Siria, Bachar el Asad, y que las operaciones militares contra el Estado Islámico se limitarán a apoyo aéreo de las fuerzas armadas gubernamentales sirias y a ayuda técnica en el manejo de los equipos bélicos suministrados a este país. Agregó, además, recién llegado del Consejo de Seguridad de la ONU, que la operación tendrá límites precisos y “no puede prolongarse indefinidamente”. Vladimir Putin había acordado el ataque en una reunión privada con Obama,

Tras la reunión entre ambos mandatarios, los acontecimientos se precipitaron.  Es que la decisión conjunta de bombardear objetivos del Estado Islámico se inscriben en el posible acuerdo de hecho, según reproduce el diario El País, de España, implicaría congelar los problemas provocados por la intervención militar de Rusia en Ucrania y relegar a un futuro indefinido las consecuencias de la anexión de Crimea y el futuro de las autodenominadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk (parte de las provincias industriales y mineras del mismo nombre).