Menu Big Bang! News
Actualidad medios en crisis

Tiempo Argentino no sale mañana y los trabajadores hablan de vaciamiento

La comisión interna dio detalles de los incumplimientos del Grupo 23. Aclaraciones por la línea editorial del diario, los ingresos por pauta oficial y la situación de las revistas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Los primeros días de Mauricio Macri al frente del Ejecutivo vinieron con cambios cruciales en la economía, la política y el mapa de medios en la Argentina.

Macri y su ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad.

Al anuncio de la modificación por decreto de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, votada por amplia mayoría en 2009, se sumó la incertidumbre de cientos de trabajadores de prensa por la continuidad de sus puestos de trabajo.

En las últimas horas, los de Tiempo Argentino decidieron contar la situación que están atravesando, tan preocupante que el diario no saldrá mañana.

Una de las portadas del diario de Grupo 23.

Estos son los puntos más salientes de la carta difundida por la comisión interna del periódico, publicada en la página del Sindicato de Prensa de Buenos Aires.

La empresa editora Grupo 23, que “no ha dado explicaciones sobre esta inesperada e intempestiva ausencia en los kioskos”, aún no pagó el aguinaldo, a pesar de haberlo prometido para el martes 29.

Los trabajadores, movilizados.

Hay colaboradores -trabajadores precarizados, que facturan por sus notas- con los que se mantienen deudas que llegan al medio año de postergaciones”. Hace una semana la empresa propuso un plan de pagos que, de cumplirse, implicará “que se cobren notas hasta un año después de publicadas”.

Todo esto sucede en un marco general de vaciamiento que afecta el funcionamiento normal del diario. Desde hace un mes, por ejemplo, no hay taxis para coberturas, que apenas pueden realizarse a cuentagotas”. Los traslados son especialmente importantes para los fotógrafos y sus costosos equipos.

Más de 60 trabajadores de las revistas Siete Días y Cielos Argentinos, entre otras publicaciones, todavía no cobraron el salario de noviembre.

Cielos Argentinos, otra de las publicaciones comprometidas.

La última edición del año de Tiempo Argentino salió a la calle sin las firmas de sus periodistas, lo mismo que sucederá con la primera de 2016.

Los principales accionistas del Grupo 23 son Sergio Szposlki y Matías Garfunkel. En el directorio también participa el empresario Darío Richarte. “Según datos oficiales, entre 2009 y 2015 la empresa recibió 814 millones de pesos en pauta oficial sólo del gobierno nacional”.

Sergio Szpolski junto a Diego Bossio, ex titular de la ANSES.

Además de las pautas porteña y bonaerense, el diario también recibe avisos privados. “A pesar de esta facturación multimillonaria, la empresa argumenta ahora, a veinte días de asumido el nuevo gobierno, que atraviesa problemas financieros”.

Los trabajadores no vamos a ser la variable de ajuste de las aventuras empresariales -avisan-. Es la patronal la que tiene que hacerse cargo de sus responsabilidades. Pagar los salarios y los aguinaldos no es una opción, es una obligación. Mientras Garfunkel tuitea, lo que está en juego son las fuentes laborales de cientos de trabajadores”.

En relación a la línea editorial, identificada con el kirchnerismo, los trabajadores aclaran que no todos la comparten, “como sucede en la mayoría de los medios. Pero más allá de las distintas posiciones, que muchas veces se contraponen en las asambleas, hacemos el diario con honestidad y compromiso”.

La carta, que termina aclarando que “vamos a dar pelea” y que el diario volverá el domingo, pide apoyo y solidaridad “a todos nuestros lectores, al público en general, a todos nuestros compañeros del gremio, pero también a todos los dirigentes políticos y gremiales, actores, músicos, futbolistas y gente de a pie”.