Menu Big Bang! News
Actualidad ¡Mamita querida!

Video 360° no apto para cardíacos: cruzar un precipicio sobre la cuerda floja

Un escalador brasileño filmó con una cámara 360° el trayecto que hizo sobre la cuerda floja a 880 metros de altura. La experiencia permite experimentar el vértigo, la adrenalina y el peligro de la proeza, pero desde la seguridad y la comodidad de nuestro Smartphone, tablets o computadora.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

¿Qué se siente estar parado sobre una cuerda floja a 880 metros de altura? Gracias a la tecnología, podemos tener una idea aproximada de la experiencia: un escalador profesional y deportista extremo realizó un cruce de 17 metros de largo sobre un precipicio. Y grabó todo el recorrido con una cámara 360° HD, para que cualquiera pueda ver el cruce desde el ángulo que más le plazca.

La persona de someterse en primera persona a la proeza es brasileño, tiene 28 años y se llama Caio Salomão Amador, pero todos lo conocen por su apodo: Afeto. Comenzó a preparar el cruce en 2012 y contó con la ayuda de dos amigos, que además de ayudarlo con la logística le brindaron ánimo y lo alentaron cuando tuvo que realizar el trayecto.

Caio Afeto  haciendo equilibrio a en las alturas.

El lugar elegido para hacer equilibrio a 880 metros de altura fue el parque nacional Yosemite, en California, Estados Unidos. Este lugar es una de las meca de los escaladores y deportistas extremos debido a que sus montañas rocosas y desfiladeros ofrecen el lugar ideal para realizar salto base, alpinismo sin protección, bungee jumping y, por supuesto, equilibrio sobre la cuerda floja, cuyo nombre es “highline”.

Yosemite es conocido por cobrarse la vida de muchos de los que fueron a desafiar el peligro, como el atleta extremo Dean Potter, que el año pasado murió durante un intento de salto base, una modalidad de paracaidismo.

Pero el parque nacional es también famoso por las bellezas de sus paisajes y por un fenómeno natural único en el mundo: durante la segunda quincena de febrero, cuando los últimos rayos del sol chocan con el agua que fluye por uno de sus riscos, se crea una ilusión óptica donde parece que cae la cascada está hecha de fuego.