Menu Big Bang! News
Deportes Comparten autos, casas rodantes y departamentos

Los rebusques gasoleros para llegar a Chile

Como si fuera una aventura, cientos de fanáticos se agruparon para viajar a Chile en plan “ahorro”. En las redes sociales se “subastan” lugares en autos o se piden compañeros para abaratar costos. Hasta alquilan colectivos viejos. Todo sea para ver al equipo de Martino.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Por la corta distancia, la tentación de ir ver la Copa América es muy fuerte y cualquier obstáculo puede ser superado con un poco de organización. Con el mismo mecanismo, muchos argentinos fueron al Mundial 2014 en Brasil. Se replica ahora, desde los mismos grupos creados para la Copa del Mundo, pero con destino a Chile para ver la Copa América.

 “Tengo un lugar en mi auto. Ofrezco llevar a quién quiera ver el partido del sábado”, publicó Eduardo Correa y aparecieron los “likes” rápidamente. Sucede que Eduardo tiene dos hijos varones y quisieron ver el primer partido juntos. Para no desaprovechar la oportunidad, harán el viaje en su auto y decidieron capitalizar el espacio sobrante y lanzar una insólita subasta. Con un arreglo de gastos de nafta sumaron a un hincha que tiene amigos en Valparaíso. La moda gasolera no es nueva: Tula, el célebre hincha del bombo, solía hacer lo mismo para ir a los Mundiales. Hacía colectas para poder viajar a ver a la Selección Nacional. 

Grupos de hinchas en las redes. Todo vale para ir a alentar al equipo de Martino.

Compañeros de ruta

Otro caso es el de un grupo de 20 viajeros que se organizaron para negociar con distintos hoteles el valor de la habitación. Pelearon el precio y lo lograron. “Nos dieron un descuento pero en realidad no son muy accesibles para hacer rebajas”, cuenta Lorena Aiello, una de las fans de la selección que espera alentar desde la tribuna a Messi. “Todos compramos las entradas primero y luego vimos cómo viajar”, dice. La noche en un hostel cuesta unos 20 mil pesos chilenos, cerca de los 500 pesos argentinos, y con el descuento queda en 400 por persona. Los paquetes turísticos para viajar a Chile, que incluyen el vuelo y la estadía (la entrada se compra aparte), asciendo a 4.000 pesos por partido. La entrada cuesta alrededor de 600 pesos.

Los seguidores de la Selección se juntaron y buscaron precio para su estadía.

Los más entregados a la aventura incluso viajaron en casas rodantes equipadas para amortiguar los gastos de estadía. En Mercado Libre  hay ofertas de motorhomes en venta desde $70 mil pesos. O bien animarse a viajar en un colectivo de línea como hizo un grupo de santiagueños. Convocaron a la gente del barrio que quería viajar y se organizaron. “Un colectivero pone su unidad y el resto aporta para los gastos de combustible y comida. Salimos mañana, vemos el partido del sábado y volvemos”, dice Alberto Ricardo, líder del foro vecinal.  Muchos argentinos que viven en Chile ofrecieron sus habitaciones libres para recibir a otros compatriotas.  

Argentinos que ya están esperando el partido del sábado contra Paraguay

En cuanto a la comida, los restoranes y las rotiserias no perdieron el tiempo y sumaron sus listas de precios a distintos alojamientos para informar a los viajeros y que se armen un listado de gastos. En teoría todo suena increíble pero en el momento del fervor, no hay billetera que aguante controles.