Menu Big Bang! News
Deportes En España

Murió Johan Cruyff, el holandés más querido en Barcelona

El legendario futbolista y entrenador holandés, recordado por su paso exitoso en el Barcelona, falleció a los 68 años, víctima de un cáncer.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Johan Cruyff se destacó por sus jugadas, estrategias y por poder trasladar su conocimiento en el campo en enseñanzas como entrenador. El holandés murió a los 68 años en Barcelona, como consecuencia de un largo padecimiento de un cáncer de pulmón.

Según informan los diario locales, Cruyff se encontraba rodeado de sus familiares en el momento de su fallecimiento, tal como lo había pedido. En la FanPage oficial publicaron un comunicado informando el deceso y lamentando la dura batalla con el cáncer.

"Este 24 de marzo de 2016, Johan Cruyff (68) murió en paz en Barcelona, rodeado de su familia luego de una dura batalla con el cáncer. Es con una gran tristeza que les pedimos respeto a la privacidad de la familia durante su tiempo de dolor", fue la frase utilizada para dar el triste anuncio.

 

In memoriam: Johan Cruyff 1947-2016On March 24 2016 Johan Cruyff (68) died peacefully in Barcelona, surrounded by his...

Posted by Johan Cruyff on jueves, 24 de marzo de 2016

SU CARRERA 

El mundo del fútbol perdió a uno de sus máximos exponentes. Cruyff, es considerado casi de forma unánime, como uno de los mejores jugadores de la historia de este deporte.

Rápidamente la noticia empezó a circular en sus redes sociales oficiales, causando conmoción en el mundo del fútbol, debido a la importancia que tuvo dentro de este deporte.

Johan Cruyff sobresalió de la selección de Holanda conocida como la "Naranja Mecánica" que revolucionó tácticamente el fútbol mundial y que llegó a la final del Mundial de Alemania 1974.

Además, lideró al Ajax histórico de los años 70' que consiguió tres Copas de Europa y también brilló en el Barcelona, siendo el pionero del actual juego de posesión e inspirador de la identidad del cuadro catalán. Asimismo, se consolidó como uno de los máximos íconos del Barcelona al darle la primera Copa de Europa de su historia en 1992, pero como entrenador. Y fue ese el momento en que se pasó a formar parte de la historia inolvidable de la institución.

SU MUERTE

El ex jugador padecía de cáncer de pulmón, algo que se había dado a conocer en octubre pasado, librando una batalla contra la enfermedad que duró hasta hoy.

El holandés fue ganador de tres Balones de Oro, la mayor distinción individual para un jugador de fútbol (1971, 1973, 1974). Con un estilo único, se convirtió en uno de los grandes revolucionarios del fútbol.