Menu Big Bang! News
Deportes River Plate

Pablo Aimar: el "último 10”, a un paso de volver a jugar

El enganche de River se recupera de una lesión en el talón de Aquiles que lo obligó a operarse dos veces. El DT Marcelo Gallardo podría premiarlo con concentrarlo e incluirlo en el banco de suplentes el domingo ante Central, en el Monumental.  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ya casi no quedan jugadores de su estilo. El fútbol moderno, de tácticas extremas, “mató” a los enganches. Tras el retiro de Juan Román Riquelme, quedan pocos en actividad. El estilo de Pablo Aimar se parece bastante al de Román, y River lo extraña y lo quiere volver a disfrutar en una cancha.

El “Payaso” tuvo varios intentos fallidos para regresar al club millonario, y el último 10 de River, decidió cumplir su arribo en 2015 a los 35 años con la esperanza de jugar aunque sea un partido en el  club que lo vio nacer. Las lesiones le jugaron en contra para concretarlo.

“Estoy con la idea volver a jugar en River, es el sueño que me queda por cumplir y estoy poniendo todas mis energías para lograrlo. Me he operado dos veces de una inserción del tendón de Aquiles del talón. Es una lesión crónica y la última operación fue hace tres meses”, dijo en abril a Más que Fútbol, el programa de Juan Pablo Varsky y Matías Martin.

 
 
 
Aimar emigró a Europa en enero de 2001 y desarrolló una exitosa carrera deportiva por Valencia, Zaragoza, Benfica y hasta en el excéntrico y poco profesional fútbol de Malasia, defendiendo los colores del Johor Football Club.

“Decidí jugar en Malasia, porque mi estado físico no era óptimo para estar en un fútbol tan exigente como el argentino”, explicó el jugador sobre la experiencia en ese país poco futbolero, y en que se consagró campeón del mundo Sub 20 en 1997.

Desde que Enzo Francescoli se convirtió en el manager del club tuvo la intención de repatriarlo en varias ocasiones pero recién este año pudo concretar su arribo al club de la banda. “Tengo muy claro que es estar agradecido, y para mí River es un club enorme. No puedo agradecerle por lo del pasado, tengo que volver sí me da para estar en River. No puedo regresar si no estoy bien porque tampoco se disfruta. Tenía que estar a la altura y ahora lo voy a intentar”, asegura el jugador. 

Tengo el sueño de entrar a cualquier cancha, a la que sea, jugando un partido o 20, pero quiero jugar. Estoy agradecido el haber sido futbolista, esta lesión me agarró en el final de mi carrera, estoy haciendo un esfuerzo para darme el lujo de volver a jugar. Si no se da, estaré tranquilo porque lo intenté. Tengo la esperanza que el trabajo y la rehabilitación me den la posibilidad de cumplir mi deseo de volver a jugar”.

Este sábado, Gallardo premiaría el esfuerzo del ex jugador del seleccionado (jugó los Mundiales 2002 y 2006) con su presencia en la concentración y además podría tener muchas posibilidades de estar en el banco de suplentes el día domingo cuando River reciba a Rosario Central desde las 18:15.