Menu Big Bang! News
Deportes Ascenso

Sebastián Bértoli, arquero de Patronato y concejal de Paraná: de taxista a héroe

El héroe del ascenso de Patronato se llama Sebastián Bértoli. Tiene 38 años, es arquero y es concejal electo de Paraná por el FPV. En su noche consagratoria, el 1 repasa su historia y se acuerda de cuando manejaba un taxi para llegar a fin mes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La interna en AFA arde. Lejos de los bochornos y las intrigas palaciegas el calendario futbolístico continúa. Liguillas para Copa Libertadores y Sudamericana. Y los sueños de los más humildes: el ascenso. Anoche, Patronato dio el gran golpe al derrotar a Ramón Santamarina de Tandil por penales. De esa manera se aseguró un lugar en la A, donde regresa después de 38 años, ya que el equipo entrerriano había jugado uno de los antiguos Nacionales.

Bértoli abrazado por sus compañeros después del penal atajado. 

Patronato derrotó 2 a 0 a Santamarina en el partido de vuelta. En la ida, el tandilense había ganado 3 a 1, y era el gran favorito para el ascenso. Pero el rojo y negro pudo empatar la serie. Los goles fueron de Matías Orfano de tiro libre y otro de cabeza de Marcos Minetti. Y llevó el encuentro a penales.

El héroe de la noche fue el arquero, Sebastián Bértoli, un veterano de mil batallas. Concejal electo de la ciudad de Paraná por el FPV, el número 1 de Patronato es un emblema del club y de la capital entrerriana. Es afiliado radical pero llegó a su banca de la mano de la intendenta Blanca Osuna y de la conducción de Sergio Urribarri. El emblema de Patronato conjuga mañanas de entrenamiento con tardes de recorridas electorales.

A sus 38 años, el portero tocó el cielo con las manos en materia deportiva. Fue quien le atajó el penal decisivo a Juan Gáspari, del equipo tandilense. En esa definición desde los 12 pasos, Bértoli mostró una de sus especilidades debajo de los 3 palos: el hombre es un arquero atajapenales. 

Bértoli había tenido una tarde consagratoria en una de las jornada más gloriosas de Patronato, antes de la vivida anoche, claro está. Fue cuando el equiopo entrerriano le ganó a River por el Nacional B. Fue en la cancha de Colón cuando el rojo y negro le ganó al Millonario 1 a 0 y lo complicó en su proyecto de volver a Primera, algo que finalmente concretaría. Aquella tarde, el arquero atajó un penal y tuvo una actuación decisiva. Como anoche.
 
El arquero-héroe-concejal apeló a la memoria en sus recorridas. Y de esos discursos se desprende un pasado que lo emparenta con tantos otros futbolistas del Ascenso: Bértoli se ponía los guantes y para complementar sus magros ingresos manejaba un taxi. “Hay que tener memoria. Hace doce años atrás a mí me tocaba manejar un taxi en el que rogaba por levantar alguien en la calle, aunque nadie me paraba porque no había plata. Hoy se ve otra cosa. Yo apelo a la memoria, y el que lo vea de otra manera, tal vez se acostumbró a vivir bien y pide más. Para cargar nafta en el taxi tenía que hacer dos horas de cola porque había una sola estación en Paraná que aceptaba los bonos federales a la mitad de lo que valían”. 
 
Hoy, Bértoli, con 38 años, se va a dar un gustazo: será el arquero de Patronato en Primera División.