Menu Big Bang! News
Factor chino: la devaluación en el gigante asiático presiona un ajuste en la Argentina

Dinero La semana cierra con incertidumbre

Factor chino: la devaluación en el gigante asiático presiona un ajuste en la Argentina

La “guerra” de monedas le resta competitividad a Argentina frente a sus socios comerciales, mientras que la depreciación del yuan reduce las reservas del Banco Central.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La República Popular China cierra esta semana con una devaluación acumulada del yuan de 4,66%. Luego de tres días de correcciones cambiarias, el Banco Central de ese país se comprometió a estabilizar el nuevo valor de su moneda en 6,401 yuanes por dólar. De esta manera, la segunda economía mundial recupera cierta competitividad frente al resto de los países. Pero el ajuste cambiario asiático tendrá su impacto en el mercado local. De hecho, el dólar blue subió hoy 13 centavos y cerró esta semana en $15,10, récord del año en la city porteña.

A principios de año, la Argentina y China firmaron un swap (intercambio de monedas) por un valor equivalente a los US$9 mil millones. Desde entonces, el Gobierno lo contabiliza como parte de sus reservas internacionales, pese a que la permuta fue en yuanes y no en divisas estadounidenses. De este modo, la devaluación asiática redujo el valor total del dinero intercambiado forzando una devaluación local. La ecuación es simple: cuantas menos divisas hay en el Banco Central y más pesos en la calle, el mercado “apuesta” a un ajuste cambiario para evitar un panorama inflacionario.

Cristina recibió en febrero al presidente Xi Jinping. Acordaron un swap por US$ 9.000 millones.

Aunque el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, aclaró que la nueva política cambiaria china no afecta el patrimonio de la entidad, la permuta financiera con el país asiático complica el nivel de reservas nacionales. “La devaluación china tensa aún más el tipo de cambio argentino”, reconoció a BigBang Fausto Spotorno, economista de la firma Orlando Ferreres & Asociados. Y los números lo verifican: esta semana, las reservas cayeron US$ 210 millones.

La balanza comercial

Al abaratar su moneda, el objetivo de China es encarecer las del resto de los países y así ganar competitividad. De esta manera, los bienes y servicios que Argentina exporta al “gigante asiático”, como la soja y sus derivados, se encarecen, mientras los “made in China” se abaratan al llegar a la Aduana.

La devaluación del yuan impulsa la del resto, pero todavía no el peso. Gentileza: jabory.blogspot.com.ar

“De todas maneras, no hay riesgo de una invasión de productos chinos porque el Gobierno, ante la falta de dólares, restringe las importaciones”, aclara Spotorno. El economista, sin embargo, apunta a Brasil, el otro socio comercial importante del país, que entre lunes y jueves devaluó el real un 2,3% en relación al dólar. El peso, en cambio, nada más que 0,2%.