Menu Big Bang! News
Dinero Insólitas inversiones

La vaca atada: comprar ganado es más negocio que un plazo fijo

Especialistas aseguran que es una de las mejores opciones para ganarle a la inflación. El rendimiento de la cría es del 35 por ciento anual, mientras que el engorde alcanza el 40. Ambos, por encima del dividendo tope de los plazos fijos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Invertir en criaturas es la clave para ganarle a la inflación. La especulación sobre una posible devaluación, los picos en la cotización del dólar blue y el bajo nivel de reservas no hacen más que sembrar dudas en el ya especulativo mercado financiero. Sin garantías, surgen nuevas alternativas de inversión como, por ejemplo, el ganado vacuno.

Según consigna La Nación, invertir en ganadería es una de las mejores opciones para hacerle frente a una eventual devaluación. “Tanto la cría como la invernada (engorde del animal) dan muy buena rentabilidad”, asegura Willy Villagra, director de Openagro.

La rentabilidad de la cría alcanza un 35 por ciento anual, mientras que el engorde deja un 40 por ciento.

Las cifras respaldan sus dichos. La rentabilidad de la cría es un negocio que arroja un 35 por ciento anual de ganancias. Ambas opciones tienen una variable que las torna aún más tentadoras: la “materia prima” de la cadena productiva se reproduce y, así, el círculo se torna positivo.

“Con la cría se conserva el valor, teniendo en cuenta la inflación actual, pero queda el capital y se engrosa la fábrica de terneros. Por lo que, con el tiempo, se va a tener un flujo muy interesante”, agrega el especialista.

“Tanto la cría como la invernada (engorde del animal) dan muy buena rentabilidad

El retorno de la invernada asciende al 40 por ciento. La compra de un ternero de 170 kilos se realiza a $23 el kilo (es decir: $3910), pero se vende en 400 kilos a $19 ($15.200). La relación insumo producto, en tanto, también es beneficiosa, dados los bajos precios del alimento.