Menu Big Bang! News
Política Polémica en Cambiemos

Venganza de mujer: la esposa de Angelici disparó contra Carrió

María Inés Belloni, la esposa de Daniel Angelici, usó un viejo discurso de Raúl Alfonsín para cuestionar a la principal adversaria política de su esposo: Elisa Carrió, quien acusa al presidente de Boca de "tráfico de influencias".  

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El presidente de Boca, Daniel Angelici, tiene quien lo defienda en las redes sociales de las embestidas de Elisa Carrió. La esposa de Angelici, María Inés Belloni, subió a las redes sociales un video en el cual el doctor Raúl Alfonsín destrozaba a Carrió y la definía como "de lo peor que se puede pedir en cuanto a enemigos porque es hipócrita. Se hace la que nos quiere y va pasando la ambulancia por todo el comité para ver si consigue un radical que la apoye" Más adelante, el ex presidente pronosticaba que a la doctora Carrió (la UCR) "le va a ganar muy fácil, porque le falta estabilidad emocional entre otras cosas." Belloni posteó el video en su muro de Facebook con un único comentario: la palabra "Único" cerrada con dos signos de admiración.

El post de Belloni contra la principal enemiga política de su esposo. 

Desde poco antes de que Mauricio Macri asumiera la presidencia, Carrió -quien forma parte de la coalición Cambiemos- comenzó a disparar contra Angelici -y, por añadidura contra Macri- en los medios. Primero Carrió denunció que Angelici estaba "operando para manejar la Justicia de Comodoro Py" y reclamó "no sustituir a Cristóbal López por Angelici". 

En marzo pasado, Carrió acusó a Angelici de  dormir la causa Hotesur contra la ex presidenta Cristina Fernández y dijo que se iba a seguir ocupando "aunque Angelici quiera impedir que haya Justicia". Luego advirtió: "Angelici, no maneje la Justicia Federal, porque voy a ir contra usted. No mantenga a Di Santo como jefe de la policía Federal porque ensució el crimen de Nisman, aunque esté en su mesa chica". 

Angelici se ocupó de responderle a Carrió y desmintió sus dichos. "Ser presidente de Boca me dio haber conocido más, como conozco gobernadores, embajadores, muchos quieren conocer la Bombonera, conseguir un video para un cumpleaños de 15, te da mucho en lo social. Ahora de ahí a ser operador, ¿cuándo me vieron a mí en Tribunales o Comodoro Py?".

Cena boquense: Belloni y Angelici con Awada y Macri.

El enfrentamiento entre Carrió y Angelici motivó una presentación judicial del fiscal Federico Delgado, titular de la Fiscalía N° 6 ante el juez Sebastián Casanello. Delgado pidió una citación a indagatoria para Angelici por presunto "tráfico de influencias", delito que prevee penas de prisión de entre uno y seis años e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. En su escrito, Delgado indica: “La cuestión a dilucidar judicialmente, entonces, es si Daniel Angelici actuó y actúa como operador”, y agrega que la “traducción jurídica de ese comportamiento se llama tráfico de influencias, previsto en el artículo 256 bis del Código Penal de la Nación”. Carrió celebró el llamado a indagatoria a Angelici. "La República se ejerce, no se declama", dijo al diario Clarín. Carrió ya había declarado ante el juez Casanello, y había ratificado sus dichos sobre el presidente de Boca.

Belloni junto al Papa Francisco, en la foto del perfil de su muro de Facebook.

Luego del pedido de indagatoria a Angelici, el presidente Macri convocó a Carrió en la Quinta de Olivos. Tras la reunión, Macri concedió una entrevista al programa A dos voces, donde intentó relativizar la polémica. "Son dos personas diferentes con sus cualidades, estilos. Lilita está quemadita, muy linda, Daniel está excedido de peso", bromeó el presidente, aunque luego se puso más serio en relación con Carrió. "Compartimos con ella visiones sobre la institucionalidad, pero tenemos diferencias respecto a los poderes. No concordamos con apreciaciones que ella hace, este gobierno no tiene operadores".

Al respaldo del presidente, entonces, Angelici le sumó el de su esposa. Belloni usó palabras de Alfonsín para defender a su esposo, quien pertenece al llamado "tronco radical" del Pro.