Menu Big Bang! News
Style

Vicky Xipolitakis le arrebató un vestido a Juliana Awada

El vestido que lució la modelo la última vez que visitó a Mirtha Legrand en su mesa, era el que la primera dama argentina llevaría puesto en la gala de recepción a Barack y Michelle Obama. ¿Qué pasó?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El outfit de la esposa de Mauricio Macri en la gala privada ofrecida al presidente estadounidense fue muy comentado. En la cena para 400 personas en el  Centro Cultural Kirchner (CCK), Awada ostentó un diseño de Gabriel Lage corte princesa color gris plata, con vuelo en la falda. El bordado, el encaje, y las transparencias en la espalda fueron muy elogiados, sin embargo, no fueron la voluntad original de la representante nacional.

 

Tres días antes (domingo 20 de marzo), Vicky Xipolitakis, almorzó con Mirtha Legrand envuelta en un outfit muy distinto al que nos tiene acostumbrados. Con una elegancia inusual, Vicky lució un vestido negro largo, con escote de encaje bien cerrado al cuello, firmado por Evangelina Bomparola (a propósito, ex de Macri padre). “Si no lo amaría (sic), nunca en la vida tendría puesto este vestido y estos zapatos. Cuando me lo probé me dio depresión”, dijo la modelo cuando le resaltaron el cambio al aire.

 

Hasta aquel entonces, nadie se había percatado de que la destinataria inicial del diseño era la mismísima Awada, ni que ella lo tenía reservado para uno de los eventos más importantes de su vida. según fuentes consultadas, el diseño de Lage fue confeccionado para Juliana a último momento, cuando los asesores presidenciales se enteraron de la estresante noticia, en una angustiante corrida contra el reloj.

 

Con respecto a cómo Vicky obtuvo la adquisición que le correspondía a la primera dama de los argentinos, la pareja del diputado José Ottavis manifestó no saber que el vestido ya tenía destinataria. “Fui a comprarlo un día antes del programa de Mirtha y se me hizo tarde. Cierran a las siete y llegué cuando estaban bajando la persiana. Antes había ido una persona que contraté para que me asesorara con el look, que me separó seis modelos. Me los probé y de todos ellos, el que usé fue el que me hizo sentir más cómoda, fina y elegante para la ocasión. Nadie me dijo nada, me lo llevé inmediatamente para usar al otro día”.

 

¿Cómo se habrá sentido la persona responsable del error?