Menu Big Bang! News
Vida Cotidiana Verde que te quiero verde

Kale: nos invade el vegetal inteligente

Tiene más hierro que la carne vacuna, más calcio que la leche de vaca, y muy bajo aporte calórico. Conocé más de este alimento que le pasa el trapo a todos los demás.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Primera Dama de Estados Unidos, Michelle Obama, lo cultiva en el huerto y lo promociona como snack saludable en reemplazo de las papas fritas. Fue así como el kale se volvió furor entre el jet set norteamericano, donde hasta se instauró el National Kale Day (www.nationalkaleday.org).

Michelle y su huerta.

Es un alimento muy versátil y nutritivo, bajo en grasas saturadas y en colesterol, que se puede consumir de muchas maneras: crudo en ensalada, en una cocción breve para que no pierda los nutrientes, frito, o como relleno de empanadas. Junto con el brote de trigo, es uno de los vegetales con más alto contenido de clorofila, muy de moda también gracias al boom de la raw food (comida cruda). ¿Por qué no, entonces, ir pensando en reemplazar a la aburrida lechuga o a la rúcula demodé?

Kale es primo del brócoli y del repollo, y en sus hojas color verde intenso se concentran vitaminas y minerales en una cantidad que nunca hubieras imaginado. Y no trae las molestas consecuencias tan poco glam de las otras crucíferas mencionadas.

Tiene propiedades desintoxicantes que limpian hígado y la sangre. Gracias a su vitamina C, activa el sistema inmunológico, el metabolismo y fija el calcio en los huesos. Al tener un alto contenido de fibra, disminuye el colesterol; su alto nivel de antioxidantes tiene efecto anticáncer, es hipocalórico y contiene un alto índice de calcio y hierro.

El otoño es temporada del kale y lamentablemente no se consigue en cualquier lado. Mejor reducí tu búsqueda a verdulerías orgánicas. Si tenéds un espacio adecuado, por supuesto que podés cultivar kale en casa, porque requiere el mismo cuidado que cualquier otra planta de huerta.

Ensalada Minitah con kale

2 tallos grandes de kale

8 tomates cherry (o 2 de tamaño normal)

1 palta

Jugo de un limón

Sal y pimienta

Quitá las partes duras de los tallos y rompé así nomás con las manos. Sumergí en agua con 2 cucharadas de vinagre para limpiarlas, y cortá groseramente. Mezclá con los tomatitos y con la palta en cuadrados.

Prepará una vinagreta con el jugo de limón, el aceite, la sal y la pimienta. Emulsioná con los vegetales, mezclá bien y servila fría o a temperatura ambiente.