Menu Big Bang! News
Vida Cotidiana

Muerte fetal: impulsan ley para registrar bebés que nacen fallecidos

La muerte de un hijo es un dolor sin nombre. La Fundación Era en Abril se ocupa de la contención de las familias e impulsa una ley de su registro con nombre y apellido.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Se trata de un proyecto de ley  para la creación de un registro público para que las parejas que pierden a un hijo antes de nacer puedan nombrarlo. El duelo por la muerte de un hijo se agrava en circunstancias en que, algunas parejas, o mamás solas, debieron soportar recibir los restos de sus hijos en bolsas o cajas, o días después, o sin tomar en cuenta la dimensión de tragedia de la situación y privándolos del respeto por su dolor y contención.

 

La ley permitiría también estudiar las causas de la muerte y diseñar estrategias de prevención.  A partir de un estudio de la revista inglesa de medicina The Lancet, que realizó un relevamiento de información en 186 países, incluida Argentina: 2,6 millones de bebés en gestación mueren por año en el mundo; la mitad de los casos en trabajo de parto y nacimiento. En nuestro país, la estadística revela 14 casos por día. Esos bebés no quedan registrados con nombre en ninguna parte. El dolor sin dimensión que los padres atraviesan se suma a la no identificación: para el sistema de salud estatal, son NN.

"El tabú por la muerte de un bebé es enorme y deriva en la minimización del dolor. Se considera que el tiempo de duelo debe ser corto porque el bebé no llegó a nacer y se supone que no tuvo un vínculo emocional. Esas creencias erróneas empujan a los padres a hacer un duelo silencioso y en soledad". 

 

Una mejor calidad de la atención médica y la disminución de la pobreza permitirían evitar la mayoría de los casos. En marzo de este año se presentó, en la Cámara de Diputados de la Nación un proyecto de ley para crear un registro de defunciones fetales dentro de la ley del Registro Nacional de las Personas. 

 

 

Agostina Bianconi, asesora legal de la Fundación , se refirió a una división marcada entre feto y bebé que perciben las parejas en el trato con los médicos. "Antes de la semana 20 de gestación se habla de fetos y abortos, mientras que después de ese tiempo, de acuerdo a cada institución, se entrega o no el cuerpo a los padres. En algunos casos, se espera que llegue la casa velatoria, pero en otros, les piden a los padres que se lo lleven. A veces, se lo entregan en bolsas o cajas", dijo.

Tras la publicación del informe de The Lancet, Jessica Ruidiaz, fundadora de Era en Abril, primera ONG latinomericana que brinda apoyo gratuito a padres con hijos fallecidos en la gestación, al nacer, o después, sostuvo: "El tabú por la muerte de un bebé es enorme y deriva en la minimización del dolor. Se considera que el tiempo de duelo debe ser corto porque el bebe no llegó a nacer y se supone que no tuvo un vínculo emocional. Esas creencias erróneas empujan a los padres a hacer un duelo silencioso y en soledad". 

http://www.eraenabril.org/