Menu Big Bang! News
Mundo la revolución papal

A tres años: los cambios más polémicos de Francisco en el Vaticano

El Sumo Pontífice imprimió un sello distintivo: se mostró cerca de la comunidad gay y defendió a los divorciados que vuelven a formar pareja. Lanzó fuertes críticas al sistema financiero mundial y pidió a los países del mundo que reciban a los inmigrantes. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Desde su asunción como líder de la Iglesia católica, Francisco dio inicio a un proceso de transformación del Vaticano e imprimió a su pontificado un fuerte sentido de apertura al diálogo y la inclusión de todos los sectores.

El Sumo Pontífice encaró históricos cambios al frente de la Iglesia. 

Sus discursos apuntaron con fuertes críticas hacia la corrupción y el narcotráfico, sin dejar de lado los cuestionamientos hacia el sistema financiero y la exclusión social. En ese sentido siempre resguardó a los refugiados de los conflictos internos en los países árabes y condenó la trata de personas y el trabajo esclavo.

BigBang resumió las principales claves de los tres años de mandato del primer Papa latinoamericano que hace historia.

“Los divorciados son parte de la Iglesia”

A pesar de que sus palabras generaron polémica incluso dentro del propio Vaticano, Francisco manifestó que “los divorciados no están excomulgados por volver a tener pareja”. Su intención se centra en que la Iglesia actúe como una “madre en busca del bien”, por lo que para lograrlo no deberá excluir a nadie.

Fue el primer Papa que afirmó que los divorciados no quedan apartados de la comunión, una idea que Francisco había sugerido en otras ocasiones.

El Papa llamó a incluir a los divorciados que volvieron a formar pareja. 

"Si alguien es gay, ¿quién soy para criticarlo?"

En otro gesto de inclusión social, el Sumo Pontífice no condenó a los homosexuales, y requirió a la Iglesia que sean integrados a la sociedad católica. Bajo la consiga, “si alguien es gay, ¿quién soy para criticarlo?", Francisco envió un gesto de cercanía hacia la comunidad homosexual en la que incluyó, a su vez, críticas hacia la exclusión de la mujer en la Iglesia, para quienes pidió se les permita tener un papel más importante.

Críticas al sistema financiero mundial

En un histórico discurso ante la Asamblea General de la ONU, Francisco llamó a evitar el "abuso" de los países en desarrollo a través de su "sumisión asfixiante" en el sistema financiero mundial, y denunció el narcotráfico que "silenciosamente" mata a millones de personas. Para el Sumo Pontífice la economía global “lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia".

Frente a la ONU, el Papa criticó al sistema financiero mundial. 

Los abusos sexuales, en la mira papal

En un histórico gesto, el Papa recibió a cinco víctimas de abuso sexual por parte de integrantes de la Iglesia con las que habló en conjunto e individualmente durante media hora. Más tarde, ante unos 300 obispos, Francisco lanzó, tal vez, el discurso más duro en sus años al frente del Vaticano en el que cruzó a los curas abusadores. “Prometo que todos los responsables rendirán cuentas”, manifestó.

Recibir a los inmigrantes

Desde su primer viaje como pontífice en julio de 2013 a la isla italiana de Lampedusa, Bergoglio se ocupó de la problemática que sufren aquellos que por motivos económicos, políticos y religiosos llegan a Europa.

Para Bergoglio se trata de personas “víctimas de la globalización de la indiferencia” y es por ello que actuó con fuerte influencia en el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba, en un hecho histórico para ambas naciones.

Bonus track

El Sumo Pontífice también experimentó cambios profundos en torno a la figura del Papa. No utiliza joyas ni muestra ostentaciones y rechazó vivir en el departamento del pontificado. Además, el "papa móvil" ya no es blindado y no tiene techo para que Bergoglio pueda estar más cerca de la gente.

Francisco, con poca custodia y más cerca de la gente. 

Este ultimo punto sea tal vez el más importante entre los cambios que impulsó Francisco: mostrarse, tal vez, como un fiel más.