Menu Big Bang! News
Mundo Conflicto

Arrestan a dos sobrinos de Nicolás Maduro por contrabando de 800 kilos de cocaína

Fueron detenidos en Haití y trasladados de inmediato a los Estados Unidos donde fueron acusados por la Justicia norteamericana de contrabando de drogas.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Dos sobrinos de la poderosa primera dama venezolana Cilia Flores, la esposa de Nicolás Maduro, fueron arrestados en Haití bajo cargos de tratar de traficar 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos y serán acusados formalmente por la justicia en Nueva York.

Los dos sospechosos detenidos, identificados como Efraín Campos y Francisco Flores, fueron extraditados desde Haití y serán notificados de cargos en un tribunal federal de Nueva York, dijo un funcionario policial estadounidense.

Michael Vigil, ex director de operaciones internacionales de DEA, la agencia antinarcóticos de los Estados Unidos, dijo que Campos y Flores fueron detenidos en Puerto Príncipe, la capital de Haití, tras llegar desde Venezuela en un avión privado. Ambos viajaban con pasaportes diplomáticos pero no cuentan con inmunidad, agregó.

Campos es hijo de una hermana de Flores que ya falleció y que fue criado por la primera dama y por el presidente Maduro.

Flores, a quien su marido llama la "primera combatiente", es una de las integrantes más poderosas del gobierno revolucionario de Venezuela y constantemente acompaña a su esposo en actos públicos.

Flores, expresidenta de la Asamblea Nacional que ahora se ha postulado al Congreso, comenzó una relación sentimental con Maduro se en la década de 1990 mientras se desempeñaba como abogada de Hugo Chávez, que en ese entonces estaba encarcelado.

Maduro era uno de muchos activistas de izquierda atraídos por el joven y carismático oficial del ejército luego de que éste fuera arrestado por un fallido intento de golpe de Estado en 1992. Se casaron en 2013, poco después de que Maduro fuera elegido presidente.

Fiscales estadounidenses han estado incrementando gradualmente la presión sobre altos miembros de las fuerzas armadas, la policía y el gobierno de Venezuela por su presunto papel en hacer del país una importante zona de tránsito de narcóticos rumbo a Estados Unidos y Europa. El gobierno estadounidense dice que más de 200 toneladas de cocaína pasan cada año por Venezuela, aproximadamente una tercera parte de la que se calcula produce Colombia.

Pero aunque varios funcionarios venezolanos, incluido un exministro de defensa y jefe de inteligencia militar, han sido acusados formalmente o sancionados en Estados Unidos, y muchos más están bajo investigación, ninguna pesquisa por drogas había tocado anteriormente al círculo de íntimos de Maduro.

Los arrestos fueron efectuados en momentos en que el gobierno venezolano está fuertemente afectado por una crisis económica con una inflación de tres dígitos y una escasez generalizada de productos que ha envalentonado a sus opositores. Según las encuestas, los venezolanos podrían propinarle al Partido Socialista Unido su mayor derrota electoral en 16 años en las elecciones legislativas del mes próximo.