Menu Big Bang! News
Mundo Humildad

El Papa invitó al circo a 2 mil personas en situación de calle

En una función especial, el público estuvo compuesto por refugiados, detenidos y niños gitanos. Fue en las inmediaciones de la plaza San Pedro.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El papa Francisco siempre es noticia por algún gesto, frase o hecho que conmueve a gran parte del mundo. En esta oportunidad, el Supremo Pontífice invitó a más de dos mil personas sin hogar -entre los que se encontraban indigentes, refugiados, detenidos y una gran cantidad de niños gitanos- a una tarde de circo y arte en Roma.

El público disfrutó la función de magia y arte del circo.

El hecho transcurrió en las inmediaciones de la plaza de San Pedro del Vaticano, en el espectáculo circense de la capital italiana.

La invitación por parte de Jorge Bergoglio al “Ronny Roller Circus”, llegó a través de la Limosnería Apostólica del Vaticano, la cual organizó el traslado de los invitados del pontífice, quienes estuvieron acompañados por voluntarios, médicos y enfermeros.

Estuvieron voluntarios, médicos y enfermeros.

La iniciativa se desarrolló esta tarde, donde las personas “sin techo” usaron el servicio de hospital móvil que se instaló en la zona donde surgen las tiendas del circo, además de un bocadillo y la propia función.

La dueña del circo se mostró conmovida por el hecho. 

"Eso es bueno para el alma. Necesitamos belleza", expresó el papa Francisco el año pasado al recibir a los artistas de circo en una audiencia especial.

“La tarde de circo debería servir como alivio a nuestros hermanos más pobres para que puedan superar las pruebas y dificultades de la vida que a menudo nos parecen insuperables”, detalló en un comunicado la oficina del Vaticano, responsable de las obras de caridad del Papa.

Indigentes, refugiados, detenidos y una gran cantidad de niños gitanos presenciaron el espectáculo. 

Daniela Vassallo, dueña del circo, afirmó que fue “una gran emoción” compartir el día con las personas en situación de calle.

“Sabemos que son personas a las que podemos hablarles, que reciben el mensaje -planteó-. Entran titubeantes y se van con una sonrisa".

Desde su asunción, Bergoglio ha realizado innumerables actos de caridad.

A partir de su asunción como jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, el 13 de marzo de 2013, Bergoglio ha marcado su agenda con humildad, demostrando continuamente su apoyo y compromiso con los pobres y desfavorecidos.

El año pasado invitó a 150 personas “sin hogar” a visitar la Capilla Sixtina y los saludó a todos personalmente. Además, con motivo de su cumpleaños número 78, el 18 de diciembre de 2014 regaló 400 sacos de dormir a quienes viven en las calles de Roma.