Menu Big Bang! News
Mundo conmoción en la isla

Implicado en los Panamá Papers, renunció el primer ministro de Islandia

Sigmundur David Gunnlaugsson deberá firmar la disolución del Parlamento y convocar a elecciones. El domingo se supo que había sido propietario junto a su mujer de una sociedad offshore en las Islas Vírgenes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La presión interna y externa fue demasiada para Sigmundur David Gunnlaugsson. Acosado por su implicación en los Panamá Papers, ya no será primer ministro de Islandia. Así lo anunció a su Partido Progresista, que deberá confirmar la renuncia en la colación que forma con el Partido de la Independencia.

Las explicaciones no fueron suficientes para el premier islandés.

Después de su salida, el jefe de Estado deberá firmar la disolución del Parlamento y convocar a elecciones en un plazo mínimo de 45 días.

El capítulo islandés del escándalo global develado el domingo sacudió la tranquila isla europea: el primer ministro fue propietario, junto a su mujer Anna Sigurlaug Palsdottir, de una sociedad offshore radicada en las Islas Vírgenes británicas.

La esposa del jefe de Estado sigue siendo propietaria de la sociedad.

El diario El País precisó que la firma Wintris Inc., de la que Anna Sigurlaug es hoy única propietaria, es acreedora de deuda emitida por los bancos que quebraron en 2008 por 3,6 millones de euros.

Los ciudadanos salieron a las calles.

Los islandeses reaccionaron con especial sensibilidad a la revelación, ya que una de las promesas de Sigmundur David había sido aliviar la deuda de los hogares, tras años de préstamos indexados a moneda extranjera.