Menu Big Bang! News
Mundo final feliz

Osama, el refugiado pateado por la camarógrafa, consiguió trabajo en España

Las imágenes dieron la vuelta al mundo. Una mujer rubia le pegaba una patada a un hombre que llevaba a su hijo en brazos. Ahora fue convocado por la Federación Española de Fútbol Sala. El primer paso para soñar con un futuro junto a su familia. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La historia de Osama Abdul Mohsen tuvo final feliz. El refugiado sirio que huía desde Turquía hacia Hungría y fue pateado por una camarógrafa mientras llevaba a su hijo en brazos tiene un capítulo esperanzador.

Después de que se conoció el brutal video, el hombre se convirtió en una cara de este drama. Fue buscado por los medios del mundo y dio algunas entrevistas. 

El incidente con la camarógrafa húngara permitió conocer la historia personal de este hombre. Ex director técnico de Al-Fotuwa Sc, un equipo de la Liga Premier de su país que ganó dos campeonatos, Osama viajó junto a su hijo más chico, Zaid -de 7 años- hacia Munich para reencontrarse con su hijo mayor,  Mohammad Al Ghadabe -de 18-, que emigró antes. 

Las imágenes inhumanas conmovieron al mundo, y generaron un efecto inédito. La CENAFE (Escuela Oficial de Entrenadores Fútbol y Fútbol Sala) española, con sede en la ciudad de Getafe, le ofreció trabajo . En declaraciones al diario El Mundo, Osama dijo: “Estoy muy feliz por la llamada del señor Miguel [Miguel Ángel Galán, presidente de CENAFE] para venir a España. Vinieron a por mí a Múnich y me dijeron 'Ven a España".

Emocionado, el sirio se anima a soñar, algo impensado hace apenas una semana, cuando estuvo a punto de sucumbir en la frontera húngara: "El futuro va a ser muy bueno para mi hijo en España". Desde la Federación, anunciaron que le pondrán profesor de español y, una vez que aprenda el idioma, le darán un equipo para entrenar.

Galán también confirmó que intentará llevar a padre e hijo al Santiago Bernabeu para ver al Real Madrid, y sintetizó: “Es hora de que su hijo, Zaid, se olvide de lo que vivió y empiece a vivir con alegría”. 

En una entrevista con la NBC, Osama Abdul Mohsen relata que una reportera árabe lo reconoció del video que horas antes había dado la vuelta al mundo. Dice que al principio no se reconoció, entonces la periodista le mostró las imágenes. Y no lo pudo creer. Sobre todo por su hijo, testigo de toda la secuencia.

“Cuando hablé con mi esposa me di cuenta de que ella había visto ese video. Ella gritaba y lloraba mientras repetía el nombre de mi hijo: ‘Zaid, Zaid, Zaid’, y me ordenó: ‘Volvete inmediatamente y dejame oir su voz”.

En relación a las presuntas disculpas de Petra Laszlo, la camarógrafa que lo pateó, opinó: “No puedo aceptar su perdón, porque ella lo hizo intencionalmente. No puedo aceptar sus disculpas”.