Menu Big Bang! News
Policiales horror

Cayó el sospechoso de matar a una mujer y a su hija y enterrarlas en su casa

Hugo Hidalgo está acusado del doble femicidio de la menor Shirley Barrientos, a quien sepultó viva, y de su madre Maruja Chacón Pérez. El espeluznante crimen se produjo en Punta Lara. Los detalles de la autopsia.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El hombre acusado de asesinar a una mujer y su hija adolescente -a la que enterró viva- en una casa de la localidad bonaerense de Punta Lara fue detenido hoy en la provincia de Misiones tras permanecer prófugo por una semana, informó una fuente judicial.

Se trata de Hugo Hidalgo (42), allegado a las víctimas, que fue detenido cerca de la localidad de El Dorado por personal de Gendarmería Nacional que tenía su foto debido a que pesaba sobre el presunto homicida una orden de captura nacional e internacional.

El presunto asesino fue hallado en Misiones.

El crimen fue atroz, perverso, con saña, alevosía y maldad. Y mucha violencia. La adolescente encontrada asesinada en una casa de la localidad bonaerense de Punta Lara, partido de Ensenada  fue enterrada con vida y murió asfixiada por sofocación, mientras que su madre falleció en el acto al recibir una puñalada por la espalda, según los resultados preliminares de las autopsias, informó hoy una fuente judicial.

Las víctimas, madre e hija. Enterradas.

Los estudios de los médicos forenses determinaron que Shirley Cielo Barrientos (15) murió por "asfixia mecánica por sofocación" aunque aclararon que la ausencia de lesiones en el hueso situado en la parte anterior del cuello, permiten prácticamente descartar una estrangulación manual".
 

Según la autopsia, la chica presentaba heridas cortopunzantes a la altura del cuello y un golpe en el cráneo lo que le provocó la pérdida de conocimiento y lo que permitió al homicida enterrarla. "Fue enterrada con vida y murió por asfixia producto de la bolsa en la que estaba envuelta o de la tierra con la que fue tapada".

En tanto, la madre de la adolescente, Maruja Chacón Pérez (50), que también fue enterrada en la casa de Punta Lara, murió por una puñalada que le ingresó por la zona occipital izquierda y le perforó la columna vertebral y la médula espinal lo que le provocó la muerte en el acto.

Los cuerpos envueltos encontrados por la policía.

La búsqueda de Chacón Pérez y su hija, ambas de nacionalidad peruana, se inició luego de que sus familiares que residen en Perú se mostraron preocupados porque desde el 28 de enero último no tenían noticias de ellas, ni telefónicas ni vía Facebook, medios por los que solían comunicarse habitualmente. La denuncia fue realizada, a pedido de la familia, por una allegada a las mujeres que vive en Ensenada y que el 4 de febrero se presentó en la comisaría de Punta Lara.

El sospechoso del asesinato y Chacón, una de sus víctimas.

Los pesquisas identificaron el inmueble, perteneciente a un hombre que dijo que se lo alquilaba a un compañero de trabajo, identificado como Hugo Hidalgo (42), quien no se encontraba en el lugar. Hidalgo, a quien las víctimas conocían como Marcos Amiel trabajaba en la empresa "Media Caña" radicada en Ensenada, aunque había renunciado el miércoles tras admitir ante allegados: "Me mandé una cagada". 

Doble femicidio con alevosía y ensañamiento.

Por orden judicial, efectivos de la DDI de La Plata y de la Policía Científica ingresaron a la casa alquilada por el sospechoso y tras encontrar tierra removida procedieron a hacer una excavación. A unos 80 centímetros de profundidad se encontró una frazada rosa que envolvía una bolsa de nylon transparente donde estaba el cuerpo de la menor.

Con los resultados de la autopsia, el fiscal Marcelo Romero podría ampliar la imputación contra Hugo Hidalgo  a "homicidio calificado por alevosía y ensañamiento".