Menu Big Bang! News
Policiales #niunamenos

Cloroformo y zoofilia: las pesquisas que complican al “amante” de Paola

Santiago Zambrani, quien se presentó como el amante de la joven desaparecida, está detenido y cada vez más complicado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Santiago Zambrani, el principal sospechoso por la desaparición de Paola Álvarez, habría realizado una llamativa compra online en los días previos a la última vez que se la vio a la joven salteña de 21 años. Según los registros de su celular, buscó cómo utilizar y dónde comprar cloroformo, así como también los efectos del fármaco Diazepam y sus efectos con el consumo de alcohol.

Paola tiene 21 años y es mamá de una beba de dos. Permanece desaparecida.

Zambrani permanece detenido. Fue el último que vio a Paola, el sábado de su desaparición. 

Ni el padre de la hija de dos años de la joven (con quien convivía), ni la madre de Paola estaban al tanto de esta relación. Creían, por lo que les había dicho la joven, que el imputado le ofrecía trabajos de limpieza en el barrio en el que vivía.


Santiago Zambrani dijo mantener una relación oculta con Paola.

Fue un llamativo posteo en Facebook lo que hizo que los investigadores centraran su atención en él. ¿El motivo? Se despidió de la joven dándola por muerta, cuando todavía se la busca con vida. Además, el registro de las cámaras de seguridad del Sistema de Emergencia 911 los muestra ingresar juntos al barrio en el que vive Zambrani en una camioneta, pero no existe registro de la salida de Paola.

El peritaje tecnológico lo complicó aún más. Según las pesquisas realizadas en su teléfono celular, el hombre consultó días antes de la desaparición de Paola sitios web para saber cómo utilizar cloroformo (un anestésico por inhablación) y dónde comprarlo de manera ilegal.

El posteo de Facebook que alertó a los investigadores.

Además, en su registro de búsquedas figura otra llamativa duda: se preguntó los efectos del Diazepam (un derivado de la benzodiazepina, con propiedades ansiolíticas) y las reacciones frente a la ingesta de alcohol.

Los registros del celular también muestran que Zambrani, imputado por el delito de homicidio calificado, visitaba con frecuencia distintos sitios de videos pornográficos, entre ellos muchos especializados en prácticas zoofílicas.

El posteo de Facebook que alertó a los investigadores

"Hoy he perdido a la persona que más amé en este mundo. No sé por qué, ni cómo. Ahora todos me juzgan y me culpan. Ya mi vida no tiene sentido. A todos esos que hablan… que me chupen el chot… yo qué sé. (Te) Encontraré allá arriba y por fin podré estar a tu lado sin importar lo que los otros piensen u opinen. Voy en tu búqueda Paola. Me enseñaste todo y fui feliz gracias a vos".

Las contradicciones en su declaración y la hipótesis de la red de trata

“Ahora caigo en la cuenta de que mi hija podría haber sido vendida por este sujeto”, denunció Marcela Morales, madre de la joven. Y es que en las horas posteriores a la desaparición, el propio Zambrani le había enviado un mensaje en el que le decía que no podía contarle lo que “hacía” con Paola, dando a entender que mantenían una relación clandestina.

Paola tiene una beba de dos años.

El avance de la investigación cambió la interpretación de la madre. “Ahora veo que no se refería a cosas del amor, sino a otras actividades”, advirtió desconsolada Marcela.

Además, Morales resaltó las contradicciones en la declaración del detenido. “Cuando habló conmigo, el domingo en la noche, Santiago me dijo que Paola se fue a las 5, pero en la Fiscalía, cuando declaró tras ser detenido, dijo a las 4 y después a las 4.30. Hay muchas contradicciones en todo esto”.

Zambroni permanece detenido y acusado de "homicidio calificado".

Hay otro dato que no coincide. En su primera indagatoria, el hombre aseguró que no era él quien manejaba la camioneta VW Amaraok en la que se la vio a Paola por última vez, sino que era su madre la que estaba al volante. Sin embargo, las imágenes de las cámaras de vigilancia no sólo confirmaron que era él quien manejaba, sino que además dejaron apreciar “movimientos extraños” dentro del vehículo.

Al momento, Zambrani permanece detenido, al igual que sus padres, a quienes se los acusa de partícipes secundarios.