Menu Big Bang! News
Policiales Debate

El dilema en el asesinato del hermano de Feinmann es la "legítima defensa"

Gastón Berganza mató de tres disparos a la ex pareja de su actual novia. Obsesionado, la víctima los hostigaba y había difundido videos eróticos de la mujer. El imputado alega “legítima defensa”.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Gastón Berganza, el millonario empresario y corredor que mató a Diego Feinmann, medio hermano del periodista Eduardo, declaró ayer durante cuatro horas en la UFI 3 de Pilar. 

Al igual que cuando lo detuvieron, insistió en que pensó que le querían robar y que disparó para defenderse. Que nunca reconoció a la ex pareja de María Laura Alayón, su novia, y busca ampararse en la legítima defensa para atenuar sus hechos. Esta figura ya despertó debate entre las partes. 

Gastón Berganza, preso por homicidio, alega que actuó en “legítima defensa”.

José Vera, abogado del imputado, explica que Feinmann se había comunicado con Berganza a través de mensaje privado de Facebook para tratar de convencerlo de que Alayón no era la mujer para él. Preso de un ataque de celos, la víctima le envió un link a un video de Alayón y él teniendo sexo.

Al margen de estas intimidades, el letrado hace hincapié en la calidad de “legítimo usuario” del tirador. Explica que no estaba autorizado para portar el arma en la cintura sino que la llevaba en la guantera. Y que eso fue lo sucedió: el arma en la guantera y el cargador en el buche de la puerta. 

Adrián Tellas, abogado de la familia de la víctima, es lapidario respecto de la declaración: “Es la confesión de un homicidio, y no se justifica la legítima defensa”. El letrado señala como una contradicción en la declaración de Berganza el tema de la manopla.

El imputado dice que Feinmann la tenía puesta en la mano izquierda; sin embargo el abogado asegura que esa herramienta de agresión los médicos la hallaron entre la ropa del muerto. 

Por supuesto, Tellas pone en duda que su cliente haya ido a agredir a Berganza; también duda del episodio del gas pimienta y hasta de la rotura del vidrio. Argumenta que Feinmann, quien apela a la legítima defensa, en realidad está incurriendo en un error al recurrir a esa figura. “Se hace cargo de la autoría pero le cambian el móvil”. 

Los hechos

María Laura Alayón, novia de Berganza y ex pareja de Feinmann. 

El 21 de noviembre, Gastón Berganza asesinó a tiros a Diego Feinmann, apodado “Oso” y medio hermano del periodista Eduardo. Según las versiones, este último fue novio de María Laura Alayón, quien lo abandonó para irse con Berganza, un millonario corredor de TC y empresario.

Preso de un ataque de celos, Feinmann comenzó a hostigar a la mujer. Incluso llegó a crear cuentas falsas en redes sociales para difamarla en las que subió videos porno de ellos en la intimidad.

Diego Feinmann, asesinado a tiros por Berganza, estaba obsesionado con su ex novia. 

Pero no terminó allí. Las hostilidades se derivaron hacia Berganza. Mensajes de texto, privados de FB. Hasta que una noche lo esperó a la salida de un restaurante de Pilar adonde cenaban en familia Alayón, Berganza, la hija de ella y la madre de él.

Armado con una manopla, Feinmann se abalanzó sobre el auto y Berganza le tiró cinco tiros, tres de los cuales impactaron en su cuerpo. Luego huyó y denunció un intento de robo en el peaje de Panamericana. 

Feinmann hostigaba a la pareja Alayón-Berganza, y difundió videos eróticos de la mujer. 

Los hechos son incontrastables. Lo que resta saber es si efectivamente hubo legítima defensa o si esa figura no cuadra. Mientras tanto, Berganza está preso.