Menu Big Bang! News
Policiales El crimen que conmueve a Tandil

Femicidio de Ailín: recibió 20 puñaladas y ahora también dudan de su actual pareja

Los investigadores no entienden por qué su novio no reaccionó al ver cómo la atacaban. La pericia determinó que el primer corte de Gómez se produjo en el cuello de la joven. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Daniel Alejandro Gómez (27) ingresó a las cuatro de la madrugada a la casa de Ailín Torres (26) por la venta del baño y allí la espero. Pensaba atacarla en el living, pero al advertir que la joven, con quien había compartido diez años de noviazgo, llegó acompañada de su nueva pareja, optó por esperarla.

Ailín, asesinada de 20 puñaladas.

Las pericias arrojaron una conclusión contundente: Gómez siempre tuvo la intención de asesinar a Torres. Había llevado el cuchillo desde su casa. Se comprobó que el primer corte se produjo en el cuello, golpe mortal de alguien que busca quitarle la vida a otra persona. Luego, como si fuera poco, le propinó otras 19 puñaladas.

Torres junto a Gómez, su ex pareja y su asesino.

Dentro de la propiedad se encontraba la actual pareja de Torres –cuya identidad se desconoce- quien al observar la situación optó por correr hasta su casa (a unos 100 metros) en busca de su arma reglamentaria. Es policía y por su actitud ahora se le abrió un sumario interno en la fuerza para determinar su responsabilidad en el hecho.

Ailín y Gómez estuvieron casi una década en pareja. “Se conocieron en el colegio y vivieron muchos años juntos en la casa de los papás de ella, que prácticamente lo adoptaron y lo querían como a un hijo. Hace unos meses, Ailín decidió terminar la relación, pero él no lo aceptó”, contó Diego, primo de ella, al diario Clarín. “En los últimos tiempos, había tenido episodios violentos: le pateó la puerta de la casa, rompió un vidrio. Pero mi prima pensó que ya se le iba a pasar y que tenía la situación controlada, por eso no lo denunció”, continuó.

La joven de 26 años fue violentamente asesinada. 

Las autoridades policiales aseguran que no existían denuncias previas sobre amenazas o violencia de género que podrían haber alertado a los agentes.

Ahora el foco de la investigación se centró en la pareja de Ailín, quien fue detenido por efectivos de la policía local de Tandil, quien en un primer momento pensaron que era el asesino de la joven. ¿Por qué no reaccionó al ver la situación? Es la pregunta que genera dudas en los investigadores.