Menu Big Bang! News
Policiales Resolución

La Justicia confirmó el procesamiento de una mucama por un famoso robo a Mirtha Legrand

El hecho ocurrió en 2010. A la diva de los almuerzos le habrían sustraído joyas por un millón de dólares. Para los camaristas, la empleada doméstica facilitó la entrada de los ladrones.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La Cámara del Crimen confirmó hoy el procesamiento de la mucama Lina Rosa Díaz, quien fue acusada por el robo que tuvo lugar en su departamento de la conductora televisiva Mirtha Legrand ocurrido en diciembre de 2010, cuando se habrían llevado joyas valuadas en un millón de dólares.

También fueron confirmados por la Cámara los procesamiento de la pareja de la mucama, Jorge Antonio Petrak, y del hijo de un matrimonio anterior, Orlando Aníbal Jiménez.

Según se informó, todos están acusados por el delito de "robo agravado por su comisión con arma de fuego cuya aptitud para el disparo no ha podido tenerse por acreditada" por el hecho ocurrido el 5 de diciembre de 2010 cuando Legrand estaba ausente de su departamento.

Según se comprobó, esa madrugada tres sujetos no individualizados redujeron al empleado de seguridad del inmueble ubicado en la Avenida Libertador 2802, dond esta el departamento de Legrand.

"Tras exhibirle un arma de fuego, le cubrieron el rostro con su camisa y le ataron las manos con su corbata. Luego, por el ascensor de servicio, obligando al vigilador a ir con ellos, arribaron al 4° piso del edificio e ingresaron al departamento utilizando a tales fines las llaves del lugar", según consta en el expediente.

Así "sin prender las luces, valiéndose de linternas, se dirigieron directamente al dormitorio principal y sustrajeron una caja fuerte (no empotrada) que se hallaba en el interior del placard. Se apoderaron también de objetos personales tales como anteojos de sol, polveras, pañuelos de seda con las iniciales ‘ML’ y papeles varios", según dio por probado el juez Rodolfo Cresseri.

Según trascendió, en la caja fuerte que le robaron a la conductora había una suma aproximada de 20.000 dólares, 500 mil pesos y alhajas y joyas por un valor cercano a un millón de dólares.

Para los jueces el ingreso a la propiedad fue –se sospecha- con la llave que tenía la mucama. Para los camaristas Alberto Seijas y Mariano González Palazzo, "se encuentra prima facie acreditada la materialidad del suceso y la intervención de los encartados en él".