Menu Big Bang! News
Policiales Crimen de las mochileras

La confesión del presunto asesino: "Estaba borracho y le pegué con un palo"

El fiscal de la causa reveló los dichos de uno de los dos detenidos. Cómo las habrían matado.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La supuesta falta de dinero, tras sufrir un robo, habría llevado a las jóvenes argentinas a confiar en dos hombres desconocidos. Ellos les ofrecieron hospedaje, pero en una situación aún no muy clara una de ellas sufrió un golpe en la cabeza y otra habría sido apuñalada.

Las jóvenes habían sido robadas y no tenían dinero. 

El fiscal Eduardo Gallardo, que investiga el asesinato de las argentinas Marina Menegazzo y María José Coni en Montañita, Ecuador, contó detalles de cómo habrían sido los hechos que culminaron con el crimen.

“Las señoritas les habrían dicho que no tenían dinero y un amigo les pidió a este detenido que las tenga en su casa. Aparentemente las jóvenes no habían querido estar con los hombres y las mataron”, resumió Gallardo.

“El sospechoso manifestó que se fue con una de las señoritas a un dormitorio. La muchacha se molestó y lo empujó y él, que estaba en estado etílico, se enojó, tomó un palo y le propinó un golpe en la cabeza”, relató en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red. Tal fue la magnitud del golpe, que la mujer argentina habría perdido la vida en el acto.

La versión hay que tomarla con reservas, porque surge de la confesión de uno de los sospechosos que fueron detenidos durante la madrugada.

“Estaba borracho y le pegué con un palo”, habría dicho el sospechoso.

Según el relato de uno de los detenidos, las jóvenes argentinas le habrían manifestado a su amigo, el otro detenido, que no tenían dinero para hospedarse. Los ecuatorianos imputados por el crimen las invitaron a su casa y allí se habría desatado la tragedia.

 

“El sospechoso relató que después se dirigió al otro dormitorio, donde estaba su amigo con la otra muchacha y vio que había mucha sangre. Aparentemente la otra joven tenía una puñalada, pero todavía estaba con viva”, continuó el fiscal.

El ecuatoriano, que confesó el crimen, declaró ante la Policía que luego de los hechos su amigo se escapó y fue él quien decidió “embalar” los cuerpos y arrojarlos en una playa cercana, donde finalmente fueron encontrados.

Los dos hombres detenidos durante la madrugada tienen más de 30 años, cuentan con nacionalidad ecuatoriana, y la Justicia local no permitió la difusión de sus identidades.

Las jóvenes habían viajado con otras dos amigas que regresaron antes del crimen.

Según el Código Orgánico Integral Penal de Ecuador enfrentan penas de 22 a 26 años de prisión, pero tal como sucede en Argentina, la confesión no sirve como prueba. Ahora las autoridades judiciales buscan otros elementos para poder acreditar cómo fueron los hechos.

Para el ministro del Interior de Ecuador, José Serrano Salgado, no hay dudas. De acuerdo a la información que publicó en la red social Twitter, los detenidos son “los dos autores del asesinato”.

Audio

Eduardo Gallardo Rodas - Fiscal de Ecuador Fuente: Del Plata - Mañana Sylvestre