Menu Big Bang! News
Policiales Histórico

Las seis promesas que Robledo Puch quiere cumplir cuando salga

La Justicia lo dejó cerca de recuperar la libertad después de 44 años. ¿Qué hará si sale a la calle?

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Lo que parecía imposible, está cerca de darse. Carlos Eduardo Robledo Puch, el llamado "Ángel negro", quedó cerca de su ansiada libertad. Llevó preso 44 años por matar a once personas en 1972.

La Suprema Corte de Buenos Aires consideró que nadie puede estar en prisión perpetua en la Argentina porque no existe esa prueba. Ahora el asesino serial sería trasladado a un régimen semiabierto con beneficios y mejores calidades de detención. Eso lo deja a un paso de ser libre.

"Cuando salga, a ése le voy a pegar tres cuetazos en la nuca", dijo sobre un periodista que lo entrevistó y publicó un libro suyo.

Más allá de la polémica, BigBang revela cuáles son las seis cosas más delirantes que quiere hacer Robledo cuando sea libre. 

Robledo, en una pose simpática.

Quién fue el "Ángel negro"

Entre el 15 de marzo de 1971 y el 1º de febrero de 1972, Buenos Aires fue escenario de las andanzas de Carlos Eduardo Robledo Puch, un joven de clase media acomodada que vivía con sus padres y su abuela en Villa Adelina. Tocaba el piano, hablaba inglés y alemán, y por sus facciones y melena colorada le decían “cara de ángel”.

Pero se hizo famoso por sus asesinatos: en menos de un año mató a once personas por la espalda o mientras dormían. Entre las víctimas hubo nueve serenos y dos mujeres. Su última víctima, a la que ultimó de dos balazos, fue su cómplice y amigo Héctor Somoza. Lo detuvieron en su casa. Tenía 20 años y no podía parar de matar. Lo apodaron "El ángel de la muerte".

"Conste que siempre maté por la espalda


En 1980, Robledo Puch fue condenado a reclusión perpetua por tiempo indeterminado por ser el autor de 36 delitos: once homicidios, una tentativa de homicidio calificado, 17 robos, dos hurtos, dos violaciones, un intento de violación, y dos raptos.

Antes de escuchar la sentencia, Robledo se paró ante los camaristas y dio su veredicto: 
–Esto es un circo romano. Algún día voy a salir y los voy a matar a todos.

Robledo se convirtió en el preso argentino más antiguo: lleva 40 años en prisión. Delira con ser el sucesor de Perón, dice que en 1982 se ofreció para combatir en Malvinas por la patria, y sueña con que Quentin Tarantino filme su historia. Incluso quiere que su papel sea interpretado por Leonardo Di Caprio.

La detención de Robledo Puch
La detención de Robledo Puch, en 1972. Foto: Diario Crónica.

Los planes del "Ángel negro"

1) "Cuando salga, voy a matar a Cristina Fernández de Kichner", le dijo a una de las psicólogas que lo examinó en Sierra Chica.

CFK en la mira del asesino.

2) "El día que recupere la libertad, voy a suceder al General Perón. El terreno está listo para eso. Haré un llamamiento a los jóvenes y haremos una revolución que nos dejará entre los mejores países del mundo" (En una carta publicada en el libro El ángel Negro)

Robledo se reivindica "peronista de Perón".

3) Cuidar un campo con una jauría de rottweilers. "Me encantaría pelear contra los delincuentes. Soy el indicado para hacerlo", declaró a la prensa al libro El ángel negro, que cuenta su vida bajo la pluma del escritor Rodolfo Palacios.​​​​​​

El plan de Puch para combatir el delito.

4) Filmar su propia película. "Con Scorsese o Taratino, yo haría las escenas de riesgos. Quiero un millón de dólares por mi participación. Me veo recibiendo el Oscar", dijo en una nota.

Scorsese y Tarantino, los directores favoritos de Puch.

 5) "Nadar y andar en bicicleta por Olivos o Vicente López"

Robledo, a los 19 años.

6) "Andar en moto a toda velocidad, que el viento me dé en la cara", dijo en varias entrevistas. 

Robledo, en la cárcel de Sierra Chica, con su gata "kuky".

Aunque por su edad avanzada, es difícil que pueda volver a subirse a una moto. A los 64 años, Robledo Puch está ante lo impensado: volver a la calle. ¿Podrá soportarlo?