Menu Big Bang! News
Policiales Femicidio

Mochileras: "Se echó la culpa porque lo amenazaron", dice la madre del acusado

Dominga Mina, la mamá de Alberto Segundo Mina Ponce, defendió la inocencia de su hijo, pese a que asumió su responsabilidad en el doble femicidio de las dos jóvenes argentinas en Montañita.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La trama se complica aún más. Después de que Alberto Segundo Mina Ponce (33) reconociera el martes la autoría del asesinato de Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22), la madre del detenido, Dominga Mina, dio una conferencia de prensa en la que insistió en la inocencia de su hijo y sumó una nueva pista: asegura que fue amenazado por una red narco.

 

“Estaba amenazado por un grupo de colombianos dedicados al tráfico de drogas, ese es un hecho que vamos a probar

Mi hijo es inocente, somos una familia humilde y honesta. Él es incapaz de hacer una barbaridad de estas. Mi hijo no es un asesino, está amenazado, por eso se echa la culpa”, sostuvo la mujer antes de quebrarse ante la prensa.

Dominga, madre del detenido, sostiene la inocencia de su hijo y advierte: “Tengo que luchar hasta las últimas”.

“La Policía y la fiscalía han tenido diez días de recreo para hacer lo que se les ha dado la gana

Según su versión, reforzada minutos después por el abogado que contrató la familia, Segundo se autoincriminó porque se encuentra bajo la amenaza de una red narco colombiana que opera en Montañita, la ciudad en la que aparecieron los cuerpos de las dos mochileras mendocinas.

Segundo al momento de su segunda declaración ante la Fiscalía General de la Nación.

La prensión de la red de narcotraficantes hizo, según su familia, que el hombre cambiara el martes su primera declaración, realizada veinticuatro horas antes al momento de su detención, y asumiera la responsabilidad de ambas muertes ante la Fiscalía General de la Nación de Ecuador.

“Sé que es inocente, por eso tengo que luchar hasta las últimas. Quiero que investiguen bien y que le den la sanción al verdadero culpable

Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) desaparecieron el 22 de febrero en Montañita, Ecuador.

Estaba amenazado por un grupo de colombianos dedicados al tráfico de drogas, ese es un hecho que vamos a probar”, anticipó con euforia el abogado Héctor Venegas, quien cuestionó al igual que la familia de las víctimas la investigación oficial: “La Policía y la fiscalía han tenido diez días de recreo para hacer lo que se les ha dado la gana”.

Héctor Venegas, el abogado de la familia, cuestionó la investigación: “La Policía y la fiscalía han tenido diez días de recreo”.

Compungida por el presente procesal de su hijo, quien permanece detenido desde hace una semana, Dominga sumó: “Soy madre y me duele mucho esto, pero si él fuera culpable, que pague sus errores (Sic). Pero sé que es inocente, por eso tengo que luchar hasta las últimas. Quiero que investiguen bien y que le den la sanción al verdadero culpable”.

La otra defensa familiar

El padre de Eduardo Rodríguez, uno de los detenidos por el crimen de las dos mochileras argentinas, contó lo que habló con su hijo. 
Aurelio, según cita la nota publicada en diario La Nación, apunta al otro detenido en la causa, Segundo Mina Ponce y explica que Eduardo confió en él por ser “el encargado de seguridad de Montañita”.

La familia movilizada por Rodríguez. “Es inocente”, aseguran. Foto: La Nación.

“Vi completa sinceridad en él”, sostuvo Aurelio con emoción  y contó que solicitó verlo en la unidad penitenciaria donde está detenido para para pedirle que le diga la verdad sobre lo que le sucedió a las mendocinas Marina Menegazzo y María José Coni. “Papá, yo le juro ante mi Señor que no he cometido tal atropello”, fue la frase con la que el  acusado inició la conversación. 

“Papá, yo le juro ante mi Señor que no he cometido tal atropello

Aurelio contó que el pensamiento siguiente a escuchar a su hijo fue “Gracias, mi señor”. El encuentro se dio el domingo y al día siguiente Alberto Segundo Mina Ponce sostuvo ante la fiscalía que él fue quién cometió los crímenes. 

Eduardo Rodríguez y Segundo Mina Ponce, los detenidos.

La familia de Rodríguez vive en Río Chico, un pueblo de unos 400 habitantes, y en su mayoría trabajan en Montañita. 
Muchos sostienen que Rodríguez es inocente. Según sostiene La Nación, los vecinos se reunen en un centro comunitario, donde, mediante un bingo, juntan dinero para pagar los servicios del abogado que representa al detenido.

ACUSACIÓN CRUZADA

La familia Rodríguez apunta contra Mina Ponce, el otro detenido. “El se confió en que el señor era guardia de seguridad de toda la comunidad. La jóvenes le pidieron ayuda y mi hijo las llevó a la casa de esta persona, sin esperar nada malo”, sostuvo.

“El se confió en que el señor (Mina Ponce) era guardia de seguridad de toda la comunidad. La jóvenes le pidieron ayuda y mi hijo las llevó a la casa de esta persona, sin esperar nada malo

Este relato termina con el detalle de que el detenido volvió a la casa, saludó a su esposa y se acostó a dormir. Al día siguiente preparó el desayuno y nadie notó nada extraño en él. Ahora, mientras Rodríguez permanece detenido con prisión preventiva, los tres hijos de éste preguntan por él.