Menu Big Bang! News
Policiales Sed y hambre

Ni las balas ni la Policía: la sed, el karma de los fugados

Lanatta y Schillaci estaban deshidratados y presentaban un cuadro de cansancio físico y mental, cóctel que terminó con su plan de escape. BigBang habló con una médica legista que explicó cómo la falta de agua precipito la caída.
 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Luego de permanecer 15 días en fuga, finalmente la Policía de Santa Fe detuvo a Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, los dos prófugos que continuaban sin aparecer. Las Tropas de Operaciones Especiales (TOE), cuerpo de la Policía de Santa Fe, confirmaron que los hombres fueron atrapados en la fábrica arrocera Spaletti, en los alrededores de Cayastá, con un serio cuadro de deshidratación, desnutrición y un fuerte cansancio físico y mental

La primera imagen de los dos detenidos.

A partir de éste dato, BigBang se comunicó con María Ciongoli, una médica legista que detalló cómo la falta de éstas necesidades humanas básicas terminaron precipitando el plan de escape.

EL jugo y el agua que consumieron en uno de sus escondites santafesinos.

La deshidratación es la falta de agua en el cuerpo humano, ésto afecta a todo el sistema humano, principalmente al renal y al nervioso central. De acuerdo al sistema que afecte, aparecen diferentes síntomas”, explicó la médica legista.

Arrocera en la que se escondieron los prófugos.

Y continuó: “En caso de que la deshidratación les haya afectado el sistema nervioso, es muy probable que ellos hayan presentado un cuadro de confusión, excitación, desorientación y pérdida de conciencia”.

“La deshidratación no sólo se presenta por falta de aporte: el organismo no genera agua porque hay desgaste físico, se pierde líquido tanto por transpiración como por respiración”, aclaró la médica.

La falta de alimento y agua ayudó a que, luego de 15 días, caigan los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez.

Luego agregó: “Ésto causa falla multisistémicahipertensión arterial, taquicardia, sudoración y fiebre hasta que el cuerpo se desvanece, es decir, que uno se desmaya. Puede causar la muerte”.

A la hora de detallar el “cóctel” (deshidratación, desnutrición y cansancio físico y mental) que los obligó a terminar con el plan de escape, Ciongoli indicó: “Una persona que no tiene los suficientes nutrientes y calorías, presenta un agotamiento celular, es decir que no tiene reservas en su cuerpo para realizar una actividad física. Hay que tener en cuenta que ellos se estaban movilizando, y que Cayastá es una zona de mucho calor”.

El estado de salud de los detenidos

Según confirmaron los medios santafecinos, lo primero que pidieron los fugados fue “un vaso de agua”. Actualmente se corroboró que ambos están fuera de peligro y que no fue necesario su traslado a un centro de salud para asistirlos.