Menu Big Bang! News
Policiales Policiales

Primos asesinos: el escalofriante homicidio múltiple que dejó en shock a Estados Unidos

Cosmo DiNardo, hijo de una familia acaudalada, mató a cuatro jóvenes en el marco de una pequeña operación de venta de marihuana. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La desaparición de cuatro jóvenes en los suburbios de la ciudad norteamericana de Filadelfia fue el punto de partida de un escalofriante caso de asesinato múltiple que sacude a Estados Unidos. 

di_nardo
Cosmo DiNardo confesó el cuádruple crimen para evitar la pena de muerte. 

El hallazgo de restos humanos pertenecientes a los desaparecidos en una granja llevó eventualmente a la confesión de Cosmo DiNardo, el hijo de 20 años de los dueños de la finca. 

El acusado, que decidió contar la verdad para evitar ser condenado a la pena de muerte, tenía antecedentes en crímenes menores, como venta de drogas y robo. 

Violento y sin sentido

Sin embargo, todo saltó a otro nivel cuando Jimi Patrick concurrió a la granja para comprar marihuana. Allí, DiNardo le disparó con un fusil calibre 22 para luego enterrarlo con una retroexcavadora. 

Su sed criminal no terminó allí: luego de cerrar un trato con Dean Finocchiaro, Mark Sturgis y Tom Meo para venderles cannabis, el asesino reclutó la complicidad de su primo Sean Kratz con la idea de robarles. 

kratz
Sean Kratz, primo y cómplice de DiNardo.

Pero el plan terminó violentamente cuando DiNardo les disparó a los tres y atropelló a Meo con la misma retroexcavadora que usó para cavar la tumba de Patrick. Luego, colocó a los tres cadáveres dentro de un tanque de nafta vacío para prenderles fuego.

Problemas mentales

De acuerdo a los fiscales del caso, a sus abogados y a la policía, DiNardo presenta síntomas de esquizofrenia y el año pasado fue internado contra su voluntad en una institución mental. 

di_nardo_victimas
Las cuatro víctimas de DiNardo. 

El joven proviene de una familia adinerada que hizo su fortuna con negocios inmobiliarios y de transporte. Y, aunque asistió brevemente a la universidad, su vida pronto se volcó a la venta de drogas y armas. 

"Hizo varias insinuaciones terroríficas en las semanas previas a esto", declaró Eric Beitz, quien conocía tanto a las víctimas como al asesino. "Hablaba sobre matar gente o sobre mandarla a matar".