Menu Big Bang! News
Política el día después

CFK pidió a la militancia que "bajen" a los barrios y las fábricas

En ocasión de la electrificación de un tramo del ferrocarril Roca la presidenta habló de “traidores necesarios”, aseguró que contribuirá a la gobernabilidad e instó a sus seguidores a empuñar las banderas si los dirigentes no acompañan. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La presidenta Cristina Fernández inauguró hoy en la ciudad bonaerense de Don Bosco, Quilmes, la electrificación de un tramo del ferrocarril Roca, ramal Constitución La Plata, acompañada por los ministros de Interior y Transportes, Florencio Randazo, y de Economía, Axel Kicillof, entre otros funcionarios como Julio de Vido.

CFK dijo que garantizarán la gobernabilidad

Vestida de blanco y desde la cabina del motorman, la jefa de Estado saludó con fervor a las personas que se acercaron para ver pasar el tren. Mientras, la militancia acompañaba. “Dejamos un país con trenes”, remarcó.

Luego, condujo una videoconferencia con autoridades de City Bell, Avellaneda y Ezeiza, tres comunas del sur del Gran Buenos Aires. 
En un tramo aseguró, con gesto serio que "traidores y traiciones hubo siempre pero son necesarios. Si no hay traidores, no hay leales. Si no hay traidores, ¿cómo distinguís a los leales?", lanzó la mandataria.

Habló de traidores y leales e instó a la militancia.

En su discurso, como es habitual, repasó algunos logros de su gestión y trajo el recuerdo de “las ruinas” 2002 y 2003. “No fueron años fáciles los que nos tocaron...no lo hicieron difícil”, manifestó. Luego disparó sobre “aquellos que no hicieron las cosas bien, los que vaciaron Aerolíneas y no fueron juzgados, los que nos quieren dividir”.  También insistió en no entrar en internas, no nos detengamos en los que no entienden. Miremos al futuro”.

Y como un tiro por elevación, llamó a la militancia a que "empuñen las banderas  si no los acompañan los dirigentes" refiriéndose a partir del recambio de gobierno del 10 de diciembre.

Pidió a sus seguidores que bajen a los barrios.

Por otro lado, insistió en cuidar lo contruído y en aportar a la gobernabilidad. “No le haremos a ellos lo que nos hicieron a nosotros”. A la vez instó a los militantes a “bajar” a los barrios, al territorio, a las fábricas, para convencer y persuadir, a unir a los argentinos con una idea”.

“Más allá de los errores, tengamos la certeza que vamos por el buen camino,y si así no lo entienden, allá ellos”, refiriéndose a los dirigentes. No hagamos una vez más el juego a las minorías que buscan "dividirnos y enfrentarnos con falsos dilemas, falsas antinomias, son cuestiones formales que no hacen al fondo", en lo que pareció un tiro por elevación a la polémica por el traspaso.