Menu Big Bang! News
Fariña, lejos de Ezeiza: las negociaciones ocultas que definieron su salida del penal

Política Los tiempos de la Justicia

Fariña, lejos de Ezeiza: las negociaciones ocultas que definieron su salida del penal

El primer arrepentido de la "Ruta del dinero K" pasó su primera noche en libertad luego de dos años encerrado por evasión impositiva. Las negociaciones que lo sacaron del penal de máxima seguridad. Su nueva vida.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Leonardo Fariña dejó atrás el Complejo Penitenciario Federal I de Ezeiza sin que los móviles de televisión pudieran darse cuenta. Fue ayer y con total hermetismo. 

Con nueva identidad aunque con pulsera electrónica, el primer arrepentido de la "Ruta del dinero K" pasó su primera noche en libertad en algún lugar recóndito de la provincia de Buenos Aires.

Leonardo Fariña fue excarcelado ayer en secreto como parte del Programa de Protección a Testigos.

"Estaba contento porque pensó que le iban a dar la prisión domiciliaria", celebró en diálogo con BigBang su abogada Giselle Robles. Es que el Tribunal Oral Federal n°1 de La Plata, que tiene a su cargo la causa por el delito de "evasión impositiva agrada" por $ 28 millones, finalmente aceptó ayer el tercer pedido de excarcelación.

"Estaba contento porque pensó que le iban a dar la prisión domiciliaria", celebró su abogada Robles.

Los jueces Germán Andrés Castelli, Jorge Aníbal Michelli y César Álvarez, quienes resolvieron ayer que el procesado continúe en el Programa de Protección a Testigos e Imputados, que evite adoptar actitudes elusivas y comparezca ante cada requerimiento del Tribunal, consideraron que la cárcel de Ezeiza ya no era un lugar seguro para el arrepentido.

La trama secreta

La abogada Giselle Robles, quien el lunes solicitó por tercera vez la excarcelación de Leonardo Fariña, nunca confió en que el Tribunal haría lugar a su pedido. Pero la sorpresiva licencia desde el miércoles de Carlos Rozanski, uno de los miembros de la agrupación judicial K "Justicia Legítima", pareció haber sido un guiño a la estrategia que había comenzado el viernes.

La licencia del juez Carlos Rozanski fue una de las claves para la excarcelación del arrepentido.

Es que Leonardo Fariña finalmente "prendió el ventilador" el viernes 8 de abril por casi doce horas ante el juez federal Sebastián Casanello. "Néstor Kirchner y Lázaro Báez compartían el dinero obtenido ilícitamente de la obra pública", fue una de las frases más calientes del primer arrepentido de la "Ruta del dinero K" que supuestamente se lavaba en "La Rosadita".

Leonardo Fariña pasó dos años en la Unidad Carcelaria I y una semana en el Hospital Penitenciario Central.

"Postergaron su excarcelación para que declarara", interpretó en diálogo con BigBang una fuente cercana a la investigación sobre la decisión del Tribunal Oral Federal n°1 luego de una semana de la explosiva declaración indagatoria de Leonardo Fariña ante el Juzgado Criminal y Correccional Federal n° 7. Y concluyó: "La abogada logró con todas sus quejas la excarcelación".

El excarcelado pasó la última semana 23 horas diarias aislados para el Resguardo a la Integridad Física (RIF).

Es que las malas lenguas advertían que Leonardo Fariña ni siquiera probaba la comida del Hospital Penitenciario Central (HPC) por temor a que lo envenenaran. "¿Después de dos años decidió no comer más?", se quejaron en diálogo con BigBang desde el Servicio Penitenciario Federal (SPF). Por eso, Giselle Robles aclaró: "Fue desde que declaró".

"Postergaron su excarcelación para que declarara", interpretó una fuente cercana a la investigación

Como sea, la abogada visitó desde el viernes 8 de abril todos los días al financista para llevarle pollo con papas fritas, milanesas, ensaladas y chocolates: "Ni siquiera tenía heladera". Ni bien se acogió al Programa de Protección a Testigos e Imputados, Leonardo Fariña pasaba 23 horas del días en una celda de 1,5 metros por 3 metros con cámaras de seguridad.

"No lo hago por mí sino para que mi papá sienta orgullo, confeso Leonardo Fariña.

Leonardo Fariña, ahora en libertad pero con pulsera electrónica, no puede esperar a rencontrarse con su familia. "Esto no lo hago por mí sino por mi papá", le había confesado a BigBang en las horas previas a sentarse ante el juez federal Sebastián Casanello. Y ayer amplió su declaración ingadatoria a través de un escrito. "Quiero que mi papá sienta orgullo".