Menu Big Bang! News
Política Esperan a sus abogados de EEUU

Hugo y Mariano Jinkis permanecerán detenidos

Los empresarios del FIFAgate se entregaron voluntariamente en Tribunales. El juez Claudio Bonadío les leyó la acusación y volvieron a pedir su excarcelación. El juez los mandó presos y los abogados pidieron, por razones de salud y por tener 70 años, la prisión domiciliaria para Hugo Jinkis. No les contestaron.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Tras entregarse esta mañana los empresarios argentinos Hugo y Mariano Jinkis, acusados de participar en una red de sobornos y corrupción en la FIFA, fueron llevados al despacho del juez Claudio Bonadío quien convocó a una comisión de representantes de Interpol que les leyó sus derechos. El letrado de los Jinkis presentó un escrito en donde niega que sus defendidos hayan estado prófugos. "Usaron una herramienta legal como es la exención de prisión", aseguraron. 

El momento en que se llevan a los empresarios.


Cerca de las 11 de la mañana, fuentes del tribunal confirmaron que padre e hijo serán trasladados a las instalaciones que la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal tiene en el cruce de avenida General Paz y Madariaga. Allí serán custodiados por Interpol a la espera de que se resuelva su proceso de extradición. Por otra parte deberán decirle al juez si eligen ser juzgados en la Argentina, en ese caso no habría extradición, o por el contrario prefieron hacerlo ante los jueces argentinos. 

Tanto Hugo como Mariano Jinkis se retiraron esposados pero con prendas de vestir que les cubrieron las manos. Su abogado Jorge Anzoprreguy explicó que “habrá que ver cuánto tarda el trámite de extradición. Vamos a esperar que el juez resuelva". Ahora deben esperar a que los abogados norteamericanos que contrataron para el proceso lleguen a la Argentina. En lo que respecta a Hugo Jinkis, el acusado solicitó el beneficio de la prisión domiciliaria al usar como argumentos su avanzada edad y problemas de salud. Su hijo no hizo ningún pedido de ese estilo.

Los empresarios argentinos se habían entregado esta mañana y llevados  a los Tribunales de Comodoro Py, donde los aguardaba el Juez Claudio  Bonadío. Eran buscados por Interpol y señalados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos por ser parte del entramado de corrupción y coimas al interior de la FIFA. Los Jinkis son dueños de la compañía Full Play S.A, un negocio de marketing deportivo que tiene los derechos de televisación de la mayoría de las Selecciones sudamericanas.

Luego de permanecer prófugos durante más de dos semanas, los Jinkis llegaron a las 7:30 a Tribunales acompañados por agentes de Interpol. Desde entonces se encuentran en el despacho del juez federal Claudio Bonadío junto a sus abogados, Francisco Castex y Jorge Anzorreguy.  

Luego de que se entregara de manera voluntaria en Italia el empresario y ex CEO de Torneos, Alejandro Burzaco, otro de los argentinos involucrados en el escándalo de corrupción en la FIFA, esta mañana, alrededor de las 7:30, se pusieron a disposición de la Justicia Hugo y Mariano Alejo Jinkis, los dueños de la compañía de transmisiones deportivas Full Play S.A, en la mira por el pago de sobornos para quedarse con los derechos televisivos de las competencias de fútbol más importantes que organiza la FIFA.

Desde temprano, los Jinkis declaran ante el juez Bonadío 

Días atrás se supo que estaban en Puerto Madero y que negociaban con Interpol su entrega, al igual que hizo Burzaco en Italia. Los Jinkis se presentaron acompañados por sus abogados. Los dueños de Full Play S.A pedirían ser juzgados en la Argentina por la causa de lavado de dinero y coimas que tramita en los Estados Unidos y que tiene una pena mínima de 20 años de prisión.

Sin embargo, esa cifra podría reducirse, debido a que los Jinkis, al igual que Burzaco, podrían colaborar de manera activa con el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, aportando información concreta y precisa sobre cuentas, dinero aportado y acciones concretas, según explicó ayer a BigBang el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, experto en materia deportiva y quien denunció irregularidades en la AFA.