Menu Big Bang! News
La cárcel en la que Sala vive sus días sin privilegios pero bien "custodiada"

Política Jujuy

La cárcel en la que Sala vive sus días sin privilegios pero bien "custodiada"

El dron de BigBang captó imágenes exclusivas de la Unidad Penitenciaria N° 3 de Alto Comedero, donde Milagro Sala está alojada y es tratada como cualquier otra reclusa. En las afueras del penal, un grupo de integrantes de la organización Tupac Amaru realiza una vigilia esperando su liberación. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Acompañada por otras cuatro reclusas, en un sector reacondicionado que solía ser la sastrería del penal, transcurren los días de Milagro Sala en la Unidad Penitenciaria N° 3 de Alto Comedero, en San Salvador de Jujuy

Sala al momento de ser trasladada a la Unidad Penitenciaria N° 3. 

Este penal para mujeres está ubicado sobre la ruta 9 que une la capital jujeña con Salta, y muy cerca del Cantri, el barrio que la organización Tupac Amaru construyó en Alto Comedero.

En las imágenes tomadas por el dron de BigBang puede apreciarse que el edificio es de factura reciente y prolija.

El penal se ubica cerca de la ruta que une Jujuy con Salta.

Milagro llegó allí el 20 de enero, trasladada desde la comisaría de barrio Los Huaicos donde había sido alojada los primeros cinco días luego de su detención. En la Unidad Penitenciaria N°3, la dirigente social recibe el mismo tratamiento que cualquier otra interna, sin ninguna condición especial, y recibe visitas constantes de su hijo, Sergio, y su marido, Raúl Noro

Los partidarios de Milagro colgaron banderas de apoyo fuera del penal.
Un grupo de cooperativistas de la Tupac Amaru organizó una vigilia.

Pero su familia no es la única que apoya a Milagro. Al frente del penal, un grupo de cooperativistas de la organización Tupac armó una vigilia para esperar la liberación de su líder con carteles y banderas.

“Esperamos que vuelva muy pronto a la plaza con la gente que la necesita”, le declaró a BigBang una de las mujeres que apoya a Sala en el acceso de la cárcel. “Pasamos la noche acá, nos turnamos para descansar y volvemos”, explicó agregando que “para las acusaciones tiene que haber pruebas. Si no hay pruebas, Milagro tiene que estar libre”.