Menu Big Bang! News
Política Elección animal

La historia de las 65 mulas "electorales" y la que reemplazaron por un "cuatri"

Trasladarán urnas y kits electorales a zonas aisladas del país, para que un centenar de personas pueda emitir su voto. Dónde y por qué se recurre a esta práctica.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Está todo preparado para que se lleven a cabo las elecciones primarias en todo el país este domingo. Sin embargo, el proceso comenzó varios meses atrás: confección de urnas, padrones provisorios, campaña y envío de kits electorales forman parte de la historia previa a cada elección. Pero hay una historia que sin lugar a dudas es llamativa: aproximadamente 65 mulas formarán parte del proceso electoral que se desarrollará este fin de semana y que se repetirá con las generales de octubre.

No es ninguna novedad: hay distritos del país donde no sólo no llegan los servicios básicos, sino que tampoco pueden llegar los camiones del Correo Argentino que trasladan todo el material necesario para el desarrollo de las elecciones. “Ni siquiera pueden bajar helicópteros”, graficaron desde la empresa postal a BigBang.

Mulas en acción. Así es el traslado de las urnas en algunas zonas de la Argentina.

Por eso, y por más anacrónico que parezca, se recurre al transporte a escala humana. Por eso, hay unas 65 mulas que forman parte del operativo, y son acompañadas por personal del Correo Argentino y de la Gendarmería Nacional, que custodian las urnas. “Tienen que salir con suficiente tiempo, hay viajes que pueden durar hasta un día”, explicaron ante la consulta de este medio.

La mula que trasladó urnas en Córdoba en 2015. Ahora fue reemplazada por un cuatriciclo.

Las mulas y los camiones que transportan las urnas tienen un aspecto en común: ninguna es propiedad del Correo. El transporte automotor es tercerizado, mientras que con las mulas no se sabe en concreto si se alquilan –y por cuánto dinero– pero se cree que son de lugareños.

Desde el Correo detallaron a BigBang que las mulas son utilizadas en Tucumán, Salta y Jujuy. También había una urna que era trasladada a lomo de mula en la provincia de Córdoba. Sin embargo, eso fue hasta 2015. Para estos comicios, se decidió que el material electoral para esa mesa sea trasladado en cuatriciclo.

Caravana de mulas. Así son los traslados de urnas y material electoral en algunas zonas del país.

Por más llamativo que resulte, se trata de comunidades aisladas, alejadas de rutas, donde, aseguran, es muy probable que ni siquiera se vote en una escuela. “Tal vez ni siquiera haya escuela, hay lugares donde se vota en casas, o casillas. Son lugares muy chiquititos. Se pone la mesa y se hace la elección. Suele haber muy pocos electores”, señalaron. Las autoridades de mesa son los mismos habitantes de esos parajes.

Una vez finalizada la elección, hacen el camino inverso, como harían los camiones del Servicio Electoral del Correo en cualquier zona urbanizada. Custodiadas por efectivos de Gendarmería y personal del Correo, las mulas cargan las urnas con los pocos votos de las zonas más aisladas del país. Una aventura electoral, a lomo de mula.