Menu Big Bang! News
Política Biografía

Macri, el heredero que saltó de Boca al mundo de la política

Nació en Tandil hace 56 años, se formó como empresario de la mano de su padre Franco y llevó a Boca a la gloria. El secuestro que lo marcó a fuego, su llegada al Gobierno porteño y su sueño de convertirse en presidente.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La biografía de Mauricio Macri es amplia y agitada. Con 56 años, el candidato a presidente del frente Cambiemos y jefe de Gobierno porteño vivió tres episodios que lo marcaron a fuego en su vida personal: su secuestro en 1991, el impulso de su llegada a la política desde Boca y su aspiración para suceder, este domingo, a Cristina Fernández de Kirchner.

Macri, el niño de Tandil y el joven que con los años se recibió de ingeniero.

Macri siente que está a un paso de ser el nuevo presidente.

El peor momento de su vida

El 24 de agosto de 1991, Macri abrió la puerta de su casa y uno de los hombres que estaban allí lo golpeó en la cara mientras que el otro lo sostenía por la espalda. Lo subieron a una camioneta, donde permaneció en un ataúd. Luego de ese episodio, le seguirían 14 días de oscuridad e infierno.

El entonces empresario fue secuestrado y vivió dos semanas en el sótano de una casa en el barrio de San Cristóbal. En alguna oportunidad, Macri recordó que en esa época, “sólo era un ingeniero y padre de tres hijos”, y se consideraba “exitoso”. En otro momento, contó: “A veces me decían ‘a ver, ponete debajo del agujero que te vamos a pegar un tiro’”.

Durante esos días, Macri le confesó a uno de sus secuestrados, también hincha de Boca, que su sueño era ser presidente del club Xeneize. Una noche, cuando le preguntó si lo matarían, el hombre le contestó: “¿Cómo vamos a matar al futuro presidente de Boca?”.

“¿Cómo vamos a matar al futuro presidente de Boca?

Pero su carrera y parte de su vida pública también se relaciona con el mundo empresarial. Nacido en Tandil el 8 de febrero de 1958, tuvo una infancia rodeado de empresarios. Franco Macri, su padre, es uno de los más influyentes, y en alguna oportunidad, se supo que aún en su etapa de infancia, le imponía a su hijo asistir a las reuniones con altos empresarios. ¿El objetivo? Foguearse y aprender de ese mundo del que tanto se rodearía.

Hace más de 15 años, Macri junto a su padre, el empresario Franco Macri

La primera empresa que manejó fue SocMa, donde fue gerente general a partir de 1985, cuando recién había egresado de la carrera de Ingeniería. Años más tarde, llegó a Sevel, otra de las compañías de su padre, donde fue nombrado vicepresidente.

 

De Boca a la política

Tres años después de su secuestro, el actual candidato a presidente que enfrentará a Daniel Scioli en el ballottage del domingo se metió de lleno en la política de Boca. Debieron pasar otros dos años hasta que Macri logró alcanzar la presidencia del club. Fue electo en diciembre de 1995 con más de 4.500 votos.

Al llegar, no sólo cerró acuerdos con clubes más chicos, que aportaron a las grandes figuras que años más tarde desembarcaron en Boca, sino que también llevó empleados de sus empresas a trabajar al club, creó fondos de inversión para la compra de jugadores y llevó a cabo un plan de ajuste en los sueldos de los profesionales de la pelota, así como también otros empleados de la institución.

Pero su sueño no tuvo una sola etapa. La “década ganada” de Mauricio Macri al frente de Boca no sólo incluyó una de las etapas más positivas a nivel deportivo, sino que también fue la institución donde logró una reelección tras otra. Llegó en 1995, fue reelecto en 1999 y 2003. Dejó el cargo en 2007, cuando fue electo jefe de Gobierno porteño.

Macri llevó a Boca a la gloria y al mismo tiempo fue su impulso como político. Foto: Clarín.

Pero sus aspiraciones en la política ya habían comenzado varios años antes. Boca fue la gran plataforma que lo lanzó a la vida pública, e incluso un cargo que le permitió “alejarse” de la intención que tenía su padre para él: manejar las empresas familiares. Dentro del club, como toda institución, ya había forjado importantes con figuras de peso: Carlos Tevez, Martín Palermo, Juan Román Riquelme y Diego Armando Maradona. Con los últimos dos, mantiene grandes diferencias, incluso en lo político: Riquelme se sacó una foto con Sergio Massa, y Maradona llamó a votar por Scioli.

Con Maradona, la pelea cesó en los últimos tiempos. El Diez lo llamó “Cartonero Báez”.

Su propio partido político

Sin embargo, para antes de su reelección de 2003 en Boca, Macri ya desembarcaba en la política nacional. En 2002 ya había creado Compromiso para el cambio. En esa plataforma recibía la polémica colaboración del ex intendente porteño Carlos Grosso. Pero además, era asesorado por el devenido ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi, uno de los imputados por la tragedia de Once. Además, recibía algunos consejos de Doris Capurro, la actual vicepresidenta de la YPF estatal.

En 2003 fue su primera candidatura a jefe de Gobierno porteño, donde perdió frente a Aníbal Ibarra. Más tarde, recién en 2005, tendría una nueva oportunidad. En esos comicios legislativos fue electo diputado nacional, donde fue visto más bien poco en los pasillos del Congreso. Aunque fue la cabeza de la lista, Macri no asistía ni a las reuniones de Comisión ni a las votaciones en el recinto.

Antes de ser electo jefe de Gobierno porteño, Macri fue elegido como diputado nacional en 2005

Varios años antes, había conocido a Gabriela Michetti, a quien involucró a la política en 2003. Para 2007, era electo tras una segunda vuelta frente a Daniel Filmus, el candidato del kirchnerismo al que volvió a enfrentar en 2011, donde también hubo ballottage.

Su gestión estuvo envuelta en varias polémicas. Recibió decenas de denuncias de la oposición, y debió enfrentar uno de los episodios más polémicos: en su primer mandato en la Ciudad enfrentó una crisis por las escuchas ilegales. Pero además, hubo graves peleas con los trabajadores municipales, y son recordados los extensos paros docentes a principio del año escolar, así como también la toma de escuelas por parte de los alumnos.

Amor y paternidad

Luego de conocer a su actual esposa, la empresaria Juliana Awada, su vida sufrió una verdadera revolución. Los más allegados a Macri reconocen que no sólo se enamoró, sino que además cambió por completo su actitud frente a la vida: comenzó a tomar clases de yoga y se inclinó por el budismo y realizó actividades de lectura y contó hasta con una armonizadora.

Adoptó un estilo de vida más “zen”. Cuenta con una armonizadora y realiza lecturas reflexivas 

 

Para ese entonces, la carrera electoral, que en pleno siglo XXI no cesa nunca, ya estaba más en marcha que de costumbre. En los últimos tiempos, tejió acuerdos, se acercó y alejó de dirigentes opositores hasta lograr la mayor comodidad para disputarle al kirchnerismo la presidencia en las elecciones.

Luego de varios meses de armado político, Macri creó el frente Cambiemos, en el que también se encuentra un sector importante del radicalismo, y Elisa Carrió. Incluso, fue a internas el 9 de agosto pasado y se impuso por una amplísima ventaja.

Luego de las PASO, donde obtuvo poco más del 30 por ciento de los votos, el candidato instaló un discurso ambiguo: planteó construir en base al cambio, y se desdijo de varias de sus declaraciones pasadas, como la privatización de algunas de las empresas estatales o la Asignación Universal por Hijo. En los últimos días, Macri se mostró feliz, en compañía de Juliana Awada y de su pequeña hija Antonia, de cuatro años.

Macri celebra haber ingresado el ballottage en las elecciones del 25 de octubre.

Después de la gran elección que realizó Cambiemos en las elecciones de 25 de mayo, que lo catapultaron al ballottage de este domingo, Macri siente que está a un paso de alcanzar el sueño de su vida.