Menu Big Bang! News
Política Iniciativa

Macri no quiere saber nada con la ley anti-despidos de la oposición y la vetaría

En la nueva apertura de la planta de Cresta Roja, el Presidente dijo que esas leyes no crean trabajo, sino que lo destruye. "No repitamos errores", pidió.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Mauricio Macri no quiere saber nada con una ley para frenar la ola de despidos, impulsada por legisladores de la oposición en el Congreso.

Por eso el Jefe de Estado Mauricio Macri podría hacer uso del "veto", para dejar sin efecto una eventual ley para prohibir los despidos y otorgar una doble indemnización.

Una fuente del Gobierno nacional explicó que el jefe de Estado confía en que ese proyecto "no va a salir, porque los argentinos debemos aprender de los errores y las experiencias".

"Queremos progresar y ser felices, no podemos repetir los errores; eso no generó trabajo, destruyó trabajo” y “no hagamos cosas que no sirven", afirmó Macri esta mañana al asistir a la nueva apertura de la planta Cresta Roja.

Macri dijo que “entiendo la preocupación” sobre la situación planteada por la desocupación y los despidos ocurrido en los últimos meses y "la comparto y es mía la angustia de cada argentino” y “estoy ahí, como cuidamos a los empleados de Cresta Roja cuidaremos a todos, pero no con la vía de la arbitrariedad, de la imposición, con leyes que nos alejen del futuro que queremos” y "vamos a trabajar juntos en lo que suma", porque el país “tienen que aumentar su producción de pollos y otros productos más para exportar al mundo”

Cerca de Macri sostienen que "cuando esa ley existió" no se creó empleo sino por el contrario", y si se aprobara una nueva norma, similar, "se retrotraen las inversiones empresarias, precariza a la gente, detiene el crecimiento y crece el empleo en negro". 

Las fuentes de Casa Rosada sostienen que el Presidente "no va a convalidar, ni apoyar cosas que sean malas para los argentinos" y tras calificar ese tipo de leyes, que funcionaron tras la crisis de 2001 como "impuestas" y "arbitrarias".

En la Casa Rosada también relativizan la cifra de 120 mil despidos en el primer trimestre desde que asumió el nuevo gobierno, dada a conocer por el SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) y aseguran que "no está bien", por lo que se comprometieron a difundir "en pocos días información oficial" sobre la cifra de despidos y "mantener" esa difusión de la información "en el tiempo".

En el Gobierno confían en que "va a bajar la inflación" y, producto del acuerdo con los houldouts, se abrió "una etapa de inversiones" que impulsará la creación de "mayor empleo", aunque admiten "no saber si va a haber mayor consumo" interno, dado que "el nivel de la actividad económica está afectada por (la crisis política y económica de) Brasil".