Menu Big Bang! News
Política revelación

Macri prepara un decreto para que Clarín desembarque con todo en el mundo móvil

El Grupo, por medio de Nextel, podrá dar 4G. La furia de las telefónicas y cómo se reconfigura el mapa de la telecomunicaciones.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Regalo de navidad. El Gobierno se prepara para tomar una decisión polémica, que podría generar un tsunami de cuestionamientos y hasta denuncias de otros competidores. Mauricio Macri, en los próximos días, firmará y publicará un decreto que le permite al Grupo Clarín convertirse finalmente en una “verdadera” empresa de telefonía y dar el tan valuado servicio de 4G. Es el final (anunciado) de la grieta entre el Grupo y el Estado.

Clarín compró Nextel el año pasado.

El Presidente, después de una serie de reuniones que tuvieron lugar a mitad de mes, permitirá que Nextel, una empresa de Cablevisión (el gigante del cable que a su vez está en proceso para ser una empresa independiente del Grupo), pueda vender telefonía móvil y conexión de alta velocidad. La decisión oficial es fuerte: en los tiempos que corren, donde el entretenimiento y la información, desde el fútbol que viene, hasta las series en HD, se van a dirimir en la pantallita del celular. El Gobierno sumará al grupo de medios más fuerte del país a la autopista de datos y contenidos más valiosa del mundo.

 

Así, Clarín podrá empezar a ofrecer Internet móvil, además de cable y pujar para quedarse con un porción (aspira al 15%) de un mercado que hoy se dividen Telefónica, Claro y Personal. Por estas horas las empresas negocian una fecha clara para poder dar también televisión en el hogar.

Vos de qué querés

Mientras tanto, el ministro de comunicaciones, Oscar Aguad, avanza desde hace tiempo con una serie de reuniones –empujado con Macri– con diversas empresas del sector. Algunos de los que participaron en ellas argumentan que trabajan para ordenar el “descontrol” que generaron los funcionarios de sus segundas líneas en el funcionamiento del espectro. Y sobre todo las inequidades y amiguismos con ciertas empresas. En Comunicaciones hay tantas internas como en el Gabinete Nacional. O más.

Aguad.

Tan delicado es el tema que hace 15 días el propio viceministro de Gabinete, Mario Quintana, mano derecha de Marcos Peña, tuvo que convocar a una serie de representantes de las empresas para evitar que lluevan los juicios contra el Estado y ver efectivamente cómo conciliar las necesidades de cada jugador.

El decreto “reparador” iba a ser aprobado el 15 de noviembre. No pasó. Luego, antes del retiro espiritual del Gabinete, que comienza hoy. Tampoco ocurrió hasta el momento. Es que, indican en el mercado, el texto enojó más a varios jugadores que ya estaban enojados. 

"No pedimos ni necesitamos ese decreto del que todos hablan

El texto borrador (habría varios dando vueltas) habilitaría a Cablevisión a dar telefonía 4G por medio de Nextel, una empresa que compró el año pasado por US$ 170. Ese espectro, que Clarín obtuvo luego de comprar 5 proveedores de Internet (pagó en total US$ 120 millones), corresponde a conectividad punto a punto empresaria, pero el macrismo permitiría que sean usados para telefonía móvil de cuarta generación. 

Macri firmaría el decreto estos días.

Así, Clarín tendrá la posibilidad de usar espectro 4G en los próximos meses, algo que viene reclamando y que el Estado todavía no le había permitido. La furia de las empresas de telefonía (Movistar, Personal y Claro) se debe a que pagaron entre US$ 500 y 600 millones cada una en la subasta 4G que hizo el kirchnerismo en octubre de 2014. Clarín no compitió esa vez.
Una versión indicaba que Clarín tendría que pagar –además de los US$ 320 millones que invirtió en Nextel y las otras cinco empresas– entre US$ 30 y 50 millones extra por "convertir" el espectro que ya tiene a 4G y poder empezar a operar.

“¿Y si Clarín vende después ese espectro?” ¿Y si fusiona con Telecom, por ejemplo?

"No pedimos ni necesitamos ese decreto del que todos hablan", dicen en el Grupo y argumentan que reutilizar espectro y convertirlo en 4G es una práctica habitual en el mundo, usaba cuando se quiere introducir un nuevo operador.

“¿Y si Clarín vende después ese espectro?” No parece, pero ¿y si fusiona con Telecom, por ejemplo? Es algo que podría pasar. Si es de ellos lo pueden vender a precio de mercado. Sería una defraudación al “Estado”, dicen en el mercado.

A tribunales

Telefónica, que dice ser la principal perjudicada en este contexto –más si, efectivamente, se fusionaran Cablevisión y Telecom, como anticipó BigBang–, analizan ir al Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones, el famoso CIADI al que acudían las compañías que se sintieron perjudicadas por el kirchnerismo. 

Clarín argumenta que sólo quieren cumplir con el pedido del Gobierno de un cuarto operador y juran que Telefónica se queja “pour la galerie”. "No puede dar video porque se los prohibe el pliego de licitación original de Entel. Celular tampoco podían. Ahora van a poder dar todo, incluso televisión. No sabemos qué más quieren”, aseguran cerca del Grupo.

Telecom Argentina.

Telecom, en tanto, prefiere el silencio. Esperan la fusión con Clarín y brindan porque la semana pasada la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que depende de la Secretaría de Comercio, autorizó la entrada de Fintech, el fondo del mexicano Martínez como controlante (ya tenía la operación desde hace un año del Ente Nacional de Comunicaciones, ENACOM).

En los próximos días, el Gobierno dará a conocer el decreto que inaugura (o sella) una nueva época en la Argentina. Lo que viene estará signado por la llegada del mayor grupo de medios del país a un negocio que tiene 60 millones de clientes potenciales. La grieta, está claro, será más que nunca cosa del pasado.