Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Política Por "razones personales"

Milani, el cuestionado Jefe militar, se va antes de la campaña

Esta acusado por delitos de Lesa Humanidad y por “enriquecimiento ilícito”, con varias causas en la Justicia. La oposición reclamaba que se baje desde 2013.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

El jefe del Ejército, teniente general César Milani, pidió hoy su pase a retiro a las autoridades nacionales, informaron fuentes militares. Milani fue nombrado en diciembre de 2013 luego de un fuerte debate en el Senado de la Nación en el que algunos miembros de esa cámara se opusieron debido a su participación durante el Operativo Independencia, realizado a mediados de los 70 contra la guerrilla, en el Norte de la Argentina.

 

 

El propio Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), cuyo titular es el periodistacercano al Gobierno, Horacio Verbitzky, había impugnado su ascenso.
Milani, tiene causas abiertas en Tucumán y La Rioja, por dos soldados que estaban bajo su mando cuando era subteniente que habrían desaparecido bajo su conocimiento.

En un acto por el Día del Ejército, saluda al ministro de Defensa, Agustín Rossi. Cristina bserva la escena.

Por otra parte juez Daniel Rafecas lo investiga por el delito de supuesto enriquecimiento ilícito, debido a que no podría justificar su estilo de vida ni sus bienes ya que desde su juventud trabajo para el Ejército.

Antecedentes.

Milani estaa complicado en la causa que lleva adelante el juez federal Daniel Bejas, en la causa que investiga la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo, ocurrida en 1976 cuando Milani era subteniente y jefe directo del conscripto. Aunque el juez no había hecho lugar a los planteos de la querella para citar a indagatoria al militar, que hoy pidió su pase a retiro, la Cámara Federal de Tucumán debe aún pronunciarse ante el pedido de imputación del militar.

Familiares del soladado Ledo, piden justicia y que se cite a Milani a indagatoria.

En cuanto a la otra causa, en la que está más complicado, el fiscal Di Lello había pedido la imputación de Milani y avanzó solicitando una veintena de medidas de prueba que incluían el rastreo en el sistema financiero de sus cuentas y cajas de seguridad y las de su familia, y sus declaraciones ante el fisco. Milani, vive en las Lomas de San Isidro, en una enorme casona sobre un predio que ocupa casi una manzana y que fue totalmente remodelada a nuevo justo cuando fue ascendido por la presidenta Cristina Kirchner.

 

La medida judicial fue tomada apenas terminó la feria judicial por el fiscal federal Jorge Di Lello, que impulsó la causa contra el jefe militar. Ahora, el que debe decidir sobre estas medidas es el juez federal Daniel Rafecas.

La denuncia, está basada en un informe del programa Periodismo para todos: Allí se dijo que en 2010 Milani declaró un patrimonio de $ 1.494.610 y que en 2011 declaró 1.785.880 pesos. Su sueldo fue de 14.000 pesos mensuales en 2010 y 15.000 en 2011. Además, reveló que el militar es dueño de una casa de 1150 metros cuadrados en La Horqueta, en San Isidro, que declaró en 1,5 millones de pesos, pero que según la denuncia vale más de medio millón de dólares. Milani declaró ante la Oficina Anticorrupción que utilizó el dinero proveniente de la venta de un departamento en Moldes 2376 para adquirir la casa de La Horqueta, pero el dictamen del fiscal señala que la operación del departamento de Belgrano se registró después de la compra en San Isidro.

El programa de Jorge Lanata tomó imágenes aéreas de la Mansión de Milani en La Horqueta.

Además, el dictamen señala que debe investigarse la omisión de Milani de declarar un auto Honda Fit y un Alfa Romeo modelo 2011.

El fiscal pidió que el juez le reclame a la Anses la historia laboral del militar; a la Oficina Anticorrupción, sus declaraciones de bienes; al Registro de la Propiedad Inmueble, sus propiedades, y a la AFIP, la información que conste en sus bases sobre sus declaraciones fiscales.

La Presidenta le entrega el diploma de Teniente General , a mediados de 2013.

También solicitó conocer si tiene sociedades a su nombre, quiénes son sus socios, si cuenta con fideicomisos y que la Unidad de Información Financiera (UIF) aporte, si tiene, reportes de operaciones sospechosas (ROS) de Milani. Requirió además averiguar si tiene embarcaciones o aviones y que el Banco Central pregunte en el sistema financiero sobre las cuentas de Milani y su familia, sus plazos fijos, los créditos que le fueron otorgados, sus cajas de seguridad y las operaciones de transferencias de divisas que hubieran realizado.

 

 

A fines de mayo, una nueva querella contra César Milani se creó en la Justicia federal de La Rioja, a partir de la denuncia de Oscar Schaller detenido por 30 días en un centro clandestino que funcionaba en el regimiento Batallón de Ingenieros 141 de la ciudad riojana y que luego fue interrogado por el propio Milani para saber "cómo había sido tratado" durante el encierro.

Desde el Centro de Estudios Legales y Sociales, que dirige Horacio Vertbisky, emitieron un duro informe denunciando el crecimiento de la violencia institucional en los últimos tiempos y apuntándole al jefe del Ejército. Pese a su alineamiento al oficialismo, el CELS no dudó en cuestionar el pliego de Milani en el Congreso.

El ex preso político, Ramón Alfredo Olivera, también denunció a Milani por su detención y la de su padre, en 1977, cuando era jefe de un batallón en La Rioja. De manera llamativa, la causa se quedó sin fiscales en tres oportunidades y la querella también busca llevar el caso a la Corte Interamericana.

Milani entabló una íntima relación con la Madre de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

La muerte de Alberto Nisman también salpicó al cuestionado militar. El fiscal Guillermo Marijuán imputó al teniente general Milani, al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y al secretario de Seguridad, Sergio Berni, entre otros, por haber supuestamente "ablandado" a la custodia del fiscal Nisman, unos días antes de su sospechosa muerte.

En el marco de la investigación de la muerte de Nisman, a cargo de Viviana Fein, la diputada Elisa Carrió también le apuntó a Milani, por haber hackeado sus computadoras y haber recibido amenazas. Según explicó la precandidata presidencial, podría haberse realizado con equipos de intercepción de última tecnología llevados en una valija y que tiene un alcance de hasta 100 metros. Supone que el jefe del Ejército y experto en guerra electrónica, teniente general Milani, tendría ese tipo de equipos y podría estar usándolos para hacer inteligencia interna a pedido de Cristina Kirchner.