Menu Big Bang! News
Política Memoria, Verdad y Justicia

Se desnudó en un juicio para reclamar por sus padres desaparecidos y por Julio López

Raquel Robles, escritora y militante de Derechos Humanos, y su reclamo escrito en el cuerpo.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Sobre su vientre desnudo, Raquel Robles, hija de desaparecidos, lleva escritas dos preguntas terribles:

¿Dónde está mi papá? 

¿Dónde está mi mamá?

Sobre su espalda, otra pregunta dramática: 

¿Dónde está Julio López?

Raquel Robles1
Raquel Robles y su reclamo por sus padres escrito en el cuerpo. 

Sucedió ayer, en los tribunales de Comodoro Py, durante el comienzo del juicio por los crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura en los centros  clandestinos de detención conocidos como Puente 12, en La Matanza, y la Comisaría de Monte Grande. Uno de los represores presentes es el siniestro Miguel Etchecolatz, que fuera director de Investigaciones de la policía bonaerense en aquellos tiempos. La causa fue elevada a juicio oral en 2013 por el juez Daniel Rafecas, pero el juicio recién comenzó ayer. Raquel -reconocida militante de Derechos Humanos y también una reconocida escritora (ganadora del Premio Clarín por su novela Perder)- es hija de Gastón Jose Robles y Flora Celia Pasatir, desaparecidos durante la dictadura. Gastón Robles fue secretario de Agricultura durante el gobierno de Héctor J. Cámpora. Sin embargo, la desaparición de sus padres no era materia específica de este juicio. 

 -Fui a acompañar a mi amiga Marta Dillon -explica Raquel, en diálogo con BigBang. Marta es hija de Marta Taboada, militante del FR-17 secuestrada el 28 de octubre de 1976. Y continúa:

-Era un regalo para Marta...  Marta me está invitando a incursionar en la lucha feminista y me pareció un homenaje a su lucha.Además elegí ese método porque te sacan las cosas. Ha sucedido que en los juicios te hacen sacar las remeras, que a las madres les sacan los pañuelos, y yo pensé que el cuerpo no me lo pueden sacar...

Marta Angélica Taboada, madre de Marta Dillon, cuya desaparición forzada se juzga recién ahora.

-...

-Mirá de lo que estamos hablando: yo digo "el cuerpo no me lo pueden sacar" y justamente han hecho desaparecer muchos cuerpos. Ellos nunca dijeron absolutamente nada. La información la siguen teniendo ellos. Yo tengo 26 años de empleada pública: te puedo dar cátedra de burocracia estatal. Está probado quie cada vez que llegaba un detenido le sacaban una foto y le hacían una ficha. Ellos siguen sabiendo todo, nosotros seguimos sin saber nada y eso me parece un asco.

-¿Cómo fue el momento donde te sacaste la remera?

-Fue justo al inicio, porque se dicen las razones por las cuales se eleva una causa a juicio y los imputados declaran. Generalmente dicen No sé nada, o cosas así. Etchecolatz, en cambio, dijo: "Hablaré oportunamente". Tenemos al asesino prácticamente confeso de Julio López que se dio el lujo de decir "Hablaré oportunamente". En este juicio estamos hablando de 164 casos que pueden llevarse a juicios, porque hay otros que quedan afuera. ¿Te parece que esos pocos represores pueden ser los responsables de los 164 casos? Estamos juzgando al botón de muestra. ¿Y el resto? Mi cuerpo no es pornografía, ellos hacen pornografía.Ellos son obscenos. 

Flora Celia Pasatir
Flora Celia Pasatir, madre de Raquel.
Gastón José Robles

-¿Qué llegaste a saber sobre la desaparición de tus padres?

-Sé que estuvieron en Campo de Mayo. Hay una posibilidad de que mi mamá pudiera estar embarazada. A mis viejos se los llevaron el 5 de abril de 76. Hay un testimonio de un represor que dijo que la noche dle 18 al 19 de mayo los trasladaron en un vuelo, pero no sé si es cierto. Sé que  mi mamá recitaba poesía, poemas de Miguel Hernández para darle ánimo a las chicas detenidas.Mi mamá cumplió 45 años en cautiverio, mi papá tenía 40. Había chicos más jóvenes con ellos.