Menu Big Bang! News
BigBang

BigBang

Política Elecciones 2015

Sigue la polémica por los votos: ¿fraude, papelón o denuncias falsas?

A once días de las PASO, y cuando aún faltan menos de setenta días para la elección de octubre, se instala la idea de que para ganar habrá que tener un ejército de cien mil fiscales para evitar avivadas a la hora del recuento. Mirá los casos escandalosos.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Once días pasaron de las PASO y es tiempo de denuncias. Algunos, como Felipe Solá, se presentan en la Justicia y realizan una denuncia respecto a que le habrían robado 140 mil votos, más o menos.

Otros utilizan las redes sociales, el fuerte del PRO, para instalar la idea de que hubo fraude, pero de ir a la Justicia con pruebas, por ahora nada. En los programas de televisión, en los que invitados y panelistas, no se escuchan nunca- de lo contrario no sería un reality show-, todos los que, de alguna u otra forma, forman parte del grupo de interesados en la elección, acusan a los otros de fraude, maniobras ilícitas, artilugios para que los números no den lo que deberían dar y demás maniobras ilícitas, que ya forman parte del menú electoral.

Sin embargo, en el medio de todo eso, está el ciudadano de a pié que, con más o menos ganas, ha ido a emitir su voto y aún cree que de acuerdo a lo que haga con su voto en octubre, algo puede cambiar. Sin embargo lo que habrá que mejorar es la forma de votar, o de contar los votos, o de procesarlos. O mejor, todo eso junto. Y para muestra van solo tres casos.

Mucha empanada y más votos que votantes

En la capital Nacional de la Empanada ocurrieron cosas un tanto extrañas. Y no fueron cortadas a cuchillo.

Es conocida como la ciudad donde todos los años se celebra la Fiesta Nacional de la Empanada y en el escenario Luis Sandrini, se suceden, durante esos días, los números folclóricos. Para otros, mucho más memoriosos, es la ciudad donde se asentó, en 1975, la guerrilla de Ejército Revolucionario del Pueblo, más conocido como el ERP, y donde se libró la batalla de Manchalá, contra el Ejército Argentino.

También allí se levantó el tristemente célebre Centro Clandestino de Detención llamado La Escuelita, uno de los primeros en el inicio del terrorismo de Estado en la Argentina. A partir del 9 de agosto, día en que se celebraron las PASO; Famaillá, de esta ciudad se trata, pasará a ser la ciudad de la provincia de Tucumán donde hubo más votos que votantes. Y todos beneficiaron al candidato presidencial del Frente para la Victoria, Daniel Scioli.

La mesa de Famaillá, donde habrían aparecido más votos que votantes en la mesa. Se la dará por válida.

Ante la posibilidad, que habilitó la Justicia Nacional Electoral, de poder ver los telegramas que el día del comicio, y una vez cerrada la elección y el escrutinio, los presidentes de mesa remitieron a las autoridades con los resultados de las mesas, se descubrió una de las tantas perlitas de la elección, que posiblemente se haya replicado en muchos otros lugares.

Así es que en la mesa 1441 de Famaillá, según el presidente de mesa, votaron 273 personas y 287 lo hicieron por Daniel Scioli. Es decir: Scioli habría sido votado allí por el 105% del electorado que optó por el Frente para la Victoria. Sumando la cantidad de votos a presidente encontrados en la urna, el telegrama da cuenta de que se hallaron 364, es decir, 91 más que las personas que asistieron a votar.

En la Página web de la Junta se volcó un resultado distinto: La planilla informatizada señala que en lugar de 287 votos para Scioli se encontraron sólo 187. No fue el único que sufrió un recorte: el Movimiento al Socialismo (MAS), bajó de 7 votos que informó el presidente de mesa a sólo uno. Igualmente, las cuentas no cierran, porque de esa manera se concluye que se hallaron sólo 257 votos a presidente en la urna. Es decir: faltan 30 y no figuran ni como votos en blanco, recurridos ni nulos.

Otra mesa, esta en el Conurbano, donde también hubo más votos que votantes inscriptos en el padrón.

Dudas

La web de la junta no aclara si esa mesa fue impugnada o si el presidente hizo alguna aclaración sobre los números. Tampoco aclara qué cantidad de votos se toman como válidos: si los 287 que informó la autoridad de mesa o los 187 que consigna en la planilla informatizada.

Y es lógico porque hasta ahora queda claro, con respecto de los telegramas y lo que existe físicamente en cada una de las urnas, que es mejor no aclarar porque de lo contrario, oscurece.

La Rioja, con electores muy entusiastas

Otro lugar que por estos días también estuvo al tope de la polémica debido al “especial” escrutinio provisorio es la provincia de La Rioja. Allí la elección tuvo varios aspectos peculiares. Y sin lugar a dudas el que encabece el ranking sea el de un departamento que, según la información oficial, tuvo más votos que votantes. Como el de Famailla, en Tucumán. Pero, además, hay telegramas mal confeccionados y datos de algunas mesas que, al menos, son llamativos.

Los resultados mostraron una elección que, a nivel provincial, resultó polarizada al extremo: el ganador, el peronista Sergio Casas, respaldado por el kirchnerismo y el menemismo, se llevó un 53,92% de los votos, mientras que el candidato de Fuerza Cívica Riojana, el radical Julio Martínez, apoyado por el PRO y el Frente Renovador, obtuvo un 38,16%, siempre según la información oficial.

Scioli rodeado por Casas (A su Der.), Zannini, Manzur, candidato a gobernador de Tucumán, y detrás, sonríe, Aníbal F.

Del resto, el tercero (Fernando Gómez, del Frente Riojano de Organización Popular –FROP-) apenas obtuvo un 0,8% de los votos, mucho menos que el 3,75% de votos en blanco e incluso que el 1,09% de votos nulos. Según los datos del escrutinio provisorio informado se registró un alto porcentaje de ciudadanos que concurrieron a las urnas. De los 267.535 riojanos inscriptos en el padrón, 207.259 emitieron su voto. Esto representa un 77,46%. Hubo departamentos que registraron asistencia de hasta un 87% del padrón. Y hay mesas en las que el ganador se impuso con más del 90% de los votos.

Em General Belgrano, La Rioja, hubo 6.407 electores pero se contaron 7.148 votos. Un hallazgo.

De todos los resultados por departamento, el que más llama la atención es el de General Belgrano: según la información oficial, el padrón tiene 6.407 electores, pero se contabilizaron 7.148 votos, por lo que “sobran” 741 sufragios. Además el entuasiasmo por ir a votar fue tan grande allí, que la asistencia superó el 100%, según informa la propia página oficial del escrutinio.

Entre Ríos, bajo sospecha

Alak arrancó la noche del 9 de agosto con un furcio: “Elecciones Primarias, Abiertas, Secretas y Obligatorias”, dijo

Cuando a las 23 de la noche de la PASO, el ministro de Justicia Julio Alak, intentó explicar lo inexplicable tras hablar 10 minutos, y avisó que el escrutinio venía lento, una de las provincias en las que advirtió que no había datos fue Entre Ríos, la provincia gobernada por el ultrakirchnerista, Sergio Urribarri. A medida que comenzaron a aparecer los datos de los diferentes distritos, una de las únicas que quedaba congelada, hasta entrada la madrugada, con el 0,85% de las mesas escrutadas, fue esa provincia donde pasaron cosas raras.

Adrián Fuertes contó con el apoyo de uno de los hombres fuertes de la provincia, Jorge Busti: es el hombre de Massa. 

El precandidato a gobernador de Entre Ríos por el Frente Unidos por Una Nueva Alternativa (UNA), Adrián Fuertes, aseguró hace dos días al sitio de noticias local, Análisis Digital, que “en las PASO he visto y detectado irregularidades en toda la provincia”. “En muchas mesas vimos que había cero votos nuestros, eso pasó en algunas escuelas de Islas y de Concordia. Por esto se pidió la apertura de urnas”, explicó. Inmediatamente le siguió el intendente de Villaguay: “Mi estrategia no es quejarme o ir a la Justicia, lo que estoy haciendo es pensar en que el 25 de octubre mi fuerza política tenga la suficiente capacidad de control para poder fiscalizar y afrontar este fuerte embate que hay por parte del gobierno para seguir quedándose en el poder a costa de cualquier cosa”. Es apenas un hombre defendiendo lo que le queda, intentando que no le roben los votos.

Sergio Massa apoya la candidatura a gobernador de Fuertes, quien denunció “maniobras extrañas”.

“Este tipo de irregularidades las comete el kirchnerismo, pero no ganamos nada yendo a la Justicia, que termina siendo víctima de la corrupción, donde compran fiscales y además donde la oposición tiene la incapacidad de fiscalizar”, lanzó Fuertes en declaraciones a una radio local.

Y a modo de botón de muestra recordó: “Todavía anda dando vueltas, por la Justicia internacional, una denuncia por fraude, en Concordia, donde el que la realizó ya se murió y nada se esclareció”.