Menu Big Bang! News
Tecnología Noruega el primero en "apagarlas"

El principio del fin de las FM

La digitalización avanza y amenaza sacudir a a la industria radiofónica. Noruega será el primer país del mundo en suplantarlas con el sistema de retrasmisión digital de audio, que tiene muchas ventajas sobre el analógico. Otros países europeos y asiáticos analizan la medida.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa
El sistema de transmisión DAB, que suplantará a la FM, tiene varias ventajas. Un proceso que tomará tiempo de adaptación para el sector.
 

 

La decisión de Noruega de apagar en 2017 su señal de FM inquieta a la industria y llama la atención a otros países que ya estudiaban la medida, que parece, a la larga, inexorable. La digitalización avanza.

Según el gobierno, hoy en día Noruega tiene 22 estaciones nacionales de radio digital, y aún hay espacio en su plataforma para otras 20, mientras que la FM sólo cuenta con 5. El ministerio de Cultura estima que la digitalización de sus emisiones nacionales de radio resultará en un ahorro anual de unos US$25 millones. "El costo es ocho veces mayor que por la red de Retransmisión Digital de Audio (DAB por sus siglas en inglés) que consume menos energía".

."Los oyentes tendrán acceso a un contenido de radio más diverso y pluralista, y disfrutarán de una mayor calidad del audio y de nuevas funcionalidades", dijo una funcionaria a BBC.El apagón de FM en Noruega será un "momento de nerviosismo" para la industria global de la radio, según un experto.

Varios otros países en Europa y en el sur de Asia están considerando también un cambio hacia la retransmisión digital. Según le dijo a la BBC el analista británico James Cridland, el apagón de FM en Noruega será un "momento de nerviosismo" para la industria global de la radio por el riesgo de perder audiencias. "Mientras que con la televisión es importante que vayas y te compres un aparato nuevo, quienes escuchan radio puede que decidan en su lugar escuchar su colección de CDs o Spotify", advirtió.

.