Secciones
¿Por la malaria no te pudiste ir de vacaciones? Consejos para que descansar la cabeza
Actualidad

¿Por la malaria no te pudiste ir de vacaciones? Consejos para que descansar la cabeza

Tips y ejercicios para controlar las emociones y no deprimirse si no te podés ir de viaje.

¿Cómo descanso si no me voy de vacaciones? Los días de vacaciones pueden generar alegría o también frustración. Todo depende de cómo vivamos esos días. Pero no en las acciones o en lo que hagamos, sino en cómo trabajamos con nuestra mente. Ante la crisis económica, o quizás por cambiar el trabajo o también por haberlo perdido, muchos no viajaron ni vivieron esos días típicos en playa o en la montaña como esperaban.


En consecuencia, el estrés y el agotamiento presiona y aumenta el sentimiento de tristeza ante la realidad de pasar esos días en medio de la ciudad.

BigBang consultó con distintos especialista para aprender a apagar la cabeza sin tener que viajar. Claro, no es para conformarse, ni mucho menos, sino que para evitar padecerlo como una situación negativa. Mirá los ejercicios que te pueden ayudar.

Apagá la mente sin viajar.

El síndrome de la cabeza quemada o burn out, tal como se lo llama en inglés, es considerado un mal del siglo XXI. Falta de energía, cansancio constante, sensación de pesadez mental son tan sólo algunos de los síntomas. Y los síntomas empeoran si se combinan con la falta de descanso. La incógnita circula sobre qué tan necesarios son las escapadas para cambiar de aire.

"¿Es importante irse de vacaciones? Esa es la primera pregunta que haría. Pero si me baso en el primer Acuerdo Tolteca, es decir, utilizando implecablemente tus palabras, la frase correcta sería: ¿Es importante tomarse días de descanso laboral, viajando o no? Si entiendo que las vacaciones solo son viajar y no puedo, claramente me frustraré y entristeceré", inicia su explicación Marcelo Suárez, médico especialista en Conductas Saludables

Irse o no de vacaciones.

Si entiendo que las vacaciones solo son viajar y no puedo, claramente me frustraré y entristeceré. Pero son más que viajes"

"Hoy el mundo nos impone la fórmula vacación=viaje y la verdad que se pueden hacer muchas cosas en vez de viajar, como por ejemplo empezar a ocuparse de uno mismo como corresponde, saber que es lo que cada uno tiene que hacer para Vivir Saludable siempre, ver amigos, estar con la familia, empezar con esa actividad lúdica que siempre me gustó y nunca me tomé el tiempo para hacerla, reflexionar como distribuyo mi energía durante el año y modificarla acorde a lo que realmente soy", afirmó.

Sobre esto, Karina Cavalli, coach ontológica, remarca que a veces, las tan ansiadas vacaciones no siempre llegan en el momento en que más las necesitamos y tenemos que seguir 'tirando' hasta que llegue la oportunidad.

"El cuerpo muchas veces no entiende de razones lógicas sino que acusa recibo del cansancio y el estrés acumulado a lo largo del año. Son muchos los síntomas que el estrés trae aparejados, entre otros la irritabilidad, la ansiedad, insomnio, falta de foco, dificultad para distinguir entre lo urgente e importante y pensamientos obsesivos recurrentes", dice.

LEÉ TAMBIÉN: Los diez mandamientos para evitar el "síndrome de cabeza quemada" en el trabajo

Para evitar caer en acciones que no nos ayuden a mejorar nuestro ánimo y que en definitiva afectará nuestra salud, cada especialista se encargó de dar recomendaciones. "La vida se construye día a día y cada uno a su manera. Parece una frase obvia pero es necesario remarcar su importancia. 

"No soy solo una persona que trabaja, también tengo hijos, amigos, padres, hermanos, vida lúdica, un cuerpo que atender; en fin, descansar mi mente y mis células, dado que ellas son las descuidadas de siempre. Entonces un buen “viaje” sería ocuparme en planificar definitivamente mi vida para cuando lleguen los siguientes días de descanso laboral. Con o sin un plan para viajar, siempre estaré feliz y pleno", recomendó Suárez.

Para poner en práctica, Cavalli recomienda algunos de los siguientes ejercicios para evitar que el famoso burn out que nos deja fuera de juego.

EJERCICIOS PARA QUE NO SE TE QUEME LA CABEZA

  • La REGLA DEL 7 .¿Cuánto es suficiente?

La regla del 7 responde a la pregunta ¿cuánto es suficiente para mi hoy? Preguntate cuánto podés soportar hoy. Siempre conectá con el presente, con el día que vives. Eso te ayudará a evitar pensar en el pasado y sentir nostalgia y a la vez evitarás pensar en el futuro, lo que produce inevitablemente ansiedad.

La respuesta es 0 es que no siento nada y 10 es lo máximo que puedo soportar, el 7 me indica cuanto está bien para mi hoy. Esto es aplicable a todos los ámbitos: laboral, ocio, relaciones, estudio, objetivos y puede ser medido en términos de esfuerzo, cansancio, intensidad emocional, y tiempo.

La medida es absolutamente subjetiva de cada persona y dependerá también de cada día. Marca una referencia personal de lo que está bien para mi ya que más allá de eso implicará un costo anímico, físico o intelectual.

¿Cómo me doy cuenta?

La manera más directa es prestando atención a las señales del cuerpo. El cuerpo habla a través de sensaciones, tensiones, cambios en la respiración, nivel de cansancio y vitalidad, dolores o contracturas. Aprender su lenguaje y confiar en su sabiduría es la clave.

Controlá tus emociones.
  • EQUILIBRAR LAS EMOCIONES

Las guías más evidentes del nivel de agotamiento y estrés son nuestras emociones. El estrés negativo (o distrés), dispara el “botón de pro-supervivencia” que hace que reaccionemos frente a las situaciones desde nuestro cerebro más antiguo , el instintivo- emocional, en lugar de accionar a conciencia.

Las emociones negativas, como el miedo, enojo, ansiedad, angustia, entre otras, se instalan muy rápidamente mientras que las positivas necesitan ser entrenadas. No se trata de dejar de sentir las negativas sino de balancearlas aumentando los sentimientos positivos como el amor, la alegría, el placer, la confianza, la apertura, el coraje y la amabilidad entre otros.

¿Cómo aumento mis emociones positivas?

No se trata de inventarlas pero si de tomar la decisión consciente de cultivarlas y agregar espacios en la agenda para aquellas actividades que aumentan tu nivel de endorfinas, serotonina y oxitocina como compartir tiempo con amigos, dedicar tiempo solo para mimarte, hacer alguna actividad que te genere placer (pintar, bailar, cantar), jugar por jugar, reír a carcajadas

  • RESPIRAR.

No hace falta ser un yogui ni un meditador entrenado para hacer uso de los beneficios de la respiración. Con solo llevar el foco a tu respiración durante 3 a 5 minutos 2 o 3 veces por día, tus niveles de estrés se reducirán notablemente.

Hacé un stop y seguí los siguientes pasos:

Sin modificar en nada tu respiración, contá durante 60 segundos la cantidad de veces que exhalas. Recordá este número ya que va a servir de referencia al final. 

Sin modificar tu respiración, durante 3 minutos, simplemente llevá la atención a como el aire entra y sale de tu cuerpo. Podes observar como al entrar tu vientre se expande y al exhalar se contrae. Si durante la práctica tu mente te llevó a otro lugar (las compras, el llamado al plomero o el pago de gas), sin juzgar, ni presionarte, volvé a la respiración. Al finalizar, volvé a contar durante 60 segundos la cantidad de exhalaciones.

¿Cambió algo?

La cantidad de veces por minuto que respiramos es una de las medidas del nivel de estrés. Si tu ritmo se redujo entonces tu estrés también. En definitiva, la mejor manera de apagar la cabeza es volver al cuerpo, es allí donde reside el centro de la vitalidad y de la energía y es nuestro principal vehículo para una vida plena y con sentido.

Temas

  • control
  • emociones
  • viaje
  • crisis
  • cabeza
  • estrés

Comentarios