Secciones
Comunidad

MASSA. Febrero, un mes para olvidar

Por Maximiliano Marqués

MASSA. Febrero, un mes para olvidar

MASSA. Febrero, un mes para olvidar

PUBLICADO 02 de Marzo de 2015 

maximilianomarques.wordpress.com

La muerte de Nestor Kirchner le dio a Sergio Massa la posibilidad de usar en beneficio propio el armado con intendentes de la Provincia de Buenos Aires que el ex presidente le había encomendado (y financiado) con el objetivo de tener una estructura que le responda en el principal distrito electoral del país.

Cuando en el año 2013 decidió crear el Frente Renovador y lanzarse como diputado nacional, ganó las elecciones legislativas de la Provincia de Buenos Aires con el 43,95% de los votos positivos, superando a la lista encabezada por Martin Insaurralde del Frente para la Victoria que obtuvo el 32,33% lo que representa más de un millón de votos de diferencia. Formalmente, esa elección definió cuantos diputados de cada partido ingresaban en el Congreso de la Nación; políticamente, significó enterrar definitivamente la posibilidad de una reforma constitucional que incluya la re-reelección de la actual mandataria, aunque nunca se manifestó formalmente con el deseo de hacerlo ni hubo una ley enviada al congreso para iniciar la reforma, y significó el primer paso en la carrera presidencial hacia el 2015.

En aquella elección existió un acuerdo entre Macri y Massa, luego acotado a ese acto por el primero y negado por el segundo, en el cual el recién lanzado Frente Renovador acogía a muchos de los partidarios de PRO que había decidido no presentar lista propia en la Provincia de Buenos Aires. Entre ellos como concejal en Morón se postulaba Ramiro Tagliaferro, esposo de la vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y actual candidata a Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal; como diputados nacionales Soledad Martínez, Gladys González y Christian Gribaudo referenciados en el jefe de gabinete de la ciudad de Buenos Aires y actual candidato a Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta y el intendente de Vicente López Jorge Macri. 

El intendente de Malvinas Argentinas Jesús Cariglino y el de San Isidro Gustavo Posse sumaron nombres a los seis candidatos a legisladores provinciales que formaron parte del acuerdo. 

El desafío en ese lejano 2013 fue instalar la candidatura presidencial de Sergio Massa evitar que se diluya ese triunfo sobre el oficialismo como le sucedió a Francisco De Narvaez después de las elecciones del 2009 en las que Nestor Kirchner junto con Daniel Scioli y el mismo Sergio Massa fueron derrotados pero lograron que no impacte en el resultado de las elecciones presidenciales del 2011. Con muchos de los intendentes de la provincia de Buenos Aires comprometidos, el Frente Renovador buscó fortalecerse en el resto del país.

Durante el 2014 en la Provincia de Buenos Aires se produjo un regreso hacia las huestes del PRO de casi todos los legisladores electos por el acuerdo del 2013 a excepción de aquellos referenciados en los intendentes de San Isidro y de Malvinas Argentinas que se mantuvieron en el Frente Renovador; asimismo durante ese año el tigrense (por adopción ya que nació en la localidad bonaerense de San Martín) cosechó diversas adhesiones en el país y sin gestionar ningún distrito importante que da visibilidad y poder económico logró mantenerse en el podio de la carrera presidencial por casi un año y medio sin que ninguno de los tres principales candidatos se saquen ventajas significativas según la mayoría de las encuestas.

En febrero de 2015 su competidor directo por el electorado no kirchnerista logró tres hechos de relevancia que marcan un punto de inflexión en la carrera presidencial de Sergio Massa hacia agosto/octubre.

El primero fue la decisión de Elisa "Lilita" Carrió de irse del Frente UNEN para competir con Mauricio Macri del PRO como candidata a presidente en las PASO, en un acuerdo en el que expresamente este último se comprometió a no incorporar a Sergio Massa en la interna.

El segundo fue en Santa Fé, donde Carlos "Lole" Reuteman decidió jugar dentro del PRO, posiblemente como candidato a Senador Nacional, apoyando la candidatura del ex "Midachi" Miguel Del Sel a gobernador en las elecciones provinciales anticipadas dejando en el pasado aquella sesión fotográfica junto al líder del Frente Renovador y Lavagna.

Y el tercero fue el regreso de Gustavo Posse al PRO que decidió alejarse del Frente Renovador para, si finalmente lo reciben, competir como candidato a gobernador del partido amarillo. Una de las razones casi insignificante de su alejamiento es que en su distrito debía soportar críticas permanentes de Sebastián Galmarini y Marcela Durrieu, cuñado y suegra de Sergio Massa y la otra fue por la abundancia de candidatos a gobernador entre los que se encuentran Solá, López y sus colegas Giustozzi y , por ahora, Cariglino sumado al reciente ingreso del colorado De Narvaez; en este escenario las chances de Posse en una interna de seis candidatos se verían reducidas, mientras que en el PRO, hasta el momento, solo debería dirimir su lugar con la recientemente bendecida María Eugenia Vidal en desmedro de Jorge Macri, además de colaborar con el posible acuerdo UCR-PRO a ser tratado en la Convención del Partido Radical a mediados de Marzo.

Massa logró el primer objetivo de llegar a 2015 en una posición competitiva, estos hechos de febrero fueron un duro golpe en su carrera presidencial, pero todavía faltan varios meses hasta la elección y hay cartas para jugar entre las que se encuentran el triunfo de la posición Cobos-Morales en una interna ampliada con el fracaso de la posición Sanz, hacer un buen papel en la elección de la Ciudad de Buenos Aires, mantener a Cariglino en sus filas, sacar a Lavagna a jugar junto con equipos técnicos, esperar que la presidente no le habilite a Scioli la lista del frente para la Victoria y otros.  

Los momentos malos son pasajeros… , los buenos también.