Secciones
Política

Azul en la calle: resisten el cierre de la planta de Fabricaciones Militares

El Gobierno confirmó el despido de 250 operarios y toda la ciudad se movilizó en apoyo de los empleados. 

El pueblo de la localidad de Azul se movilizó ayer en apoyo de los 250 trabajadores de Fabricaciones Militares que fueron despedidos luego de que el Gobierno oficializara el cese de los trabajos en la planta.


Trabajadores de fábricas militares resisten a los despidos.

Bajo la consigna “No al cierre de Fabricaciones Militares de Azul”, miles de vecinos de la localidad coparon las calles y exigieron la inmediata reincorporación de los empleados de la fábrica de explosivos.

Todo ocurrió luego de que el Gobierno confirmara la no renovación de los 250 contratos de Fanazul, a cargo del interventor Luis Riva. El directivo confirmó el cese de las actividades en un entrevista y los operarios se enteraron a través de las noticias.

Miles de vecinos apoyaron a los trabajadores.

Desde ese momento, los trabajadores se pusieron en pie de lucha. Reclaman, además, por la reincorporación de los compañeros de las otras plantas. En Villa María, Córdoba, se dejó sin trabajo a 30 personas; en Río Tercero, unos 29; en Beltrán, 35; en Sede Central, 16; San José, 13 y Azul, 250.  

En diálogo con BigBang, Fernando Mercado, delegado de Fabricaciones Militares, aseguró que desde la llegada del gobierno de Mauricio Macri, se cortó el suministro de materias primas y elementos de trabajo y “existió una decisión política de cerrar la fábrica”.

“Se pasó de producir a un nivel máximo de producción a parar toda la actividad de un día para el otro. Luego de este desguace, el Gobierno dijo que por cada peso perdemos tres”, explicó, y agregó: “Ahora dicen que los explosivos que se hacían en Azul los va a absorber Villa María, y no es cierto”.

Este sitio pudo saber que en 2015, Fabricaciones Militares llegó a producir 12 toneladas de pólvora mensual, además de cinco toneladas de explosivos. Los materiales allí producidos tenían como destino las Fuerzas Armadas, las fuerzas de seguridad y la minería, entre otros. Muchos de estos productos ahora se adquieren a Brasil, por un precio mucho menor, dicen en el Gobierno.

En las próximas horas, los delegados de Fabricaciones Militares realizarán un plenario para decidir cuáles serán los próximos pasos. Buscarán lograr que la fábrica siga abierta y exigirán la oportunidad de demostrar que con los elementos necesarios, la planta puede lograr producción plena.

Temas

  • Fabricaciones Militares
  • Fuerzas Armadas
  • trabajadores

Comentarios