Menu Big Bang! News
Actualidad excesos y sustancias

Antes del Pity: del porrito de Calamaro al "politóxico" Andy Chango

El consumo de cocaína, heroína y bebidas alcohólicas en grandes cantidades siempre causó estragos entre los rockeros argentinos y extranjeros. BigBang presenta siete ejemplos elocuentes.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Con el correr de la vida, los años pasan factura. Y en el mundo de la música, mucho más. El rock, por sobre todas las expresiones musicales, se caracteriza por hacer algunos estragos en la vida de muchos músicos influyentes. BigBang ofrece un ranking de los cinco rockeros más desmejorados de la historia.

YENDO DE LA CAMA AL LIVING

“Me tiré por vos”, reza uno de los éxitos de Carlos Alberto García Moreno. Más conocido como Charly García, tal vez sea uno de los grandes ejemplos que ofrece la Argentina de los músicos de rock que sufrieron los estragos de una carrera en la que muchas veces hubo giras excesivas, donde no faltaron ni el alcohol ni las drogas.

Su casa de Coronel Díaz y Santa Fe era recordada por las paredes pintadas, el desorden y la creación de Charly.

Ya sea con su banda o como solista, Charly sufrió con el correr de los años un importante desmejoramiento de su salud. En los setenta, cuando rockeaba junto a Nito Mestre en Sui Generis, se mostraban como los “niños buenos” del rock. En los años 80 mantuvo parte de esa esencia. Pero hacia fines de esa década, los excesos lo empezaron a consumir.

Mientras que su carrera como músico ascendía sin parar y sacaba grandes discos como Parte de la Religión, La hija de la Lágrima y Say no More, entre otros, su vida personal se encontraba inmersa entre las drogas y el alcohol, un cocktail explosivo que lo dejó lejos de los escenarios por varios años y en rehabilitación hasta 2009, cuando volvió con un inmenso show en el estadio de Vélez Sarfield que quedará en la historia por ser considerado -por el propio Charly- como el “primer concierto subacuático del mundo”, debido a la intensa lluvia que caía aquella noche de octubre.

Ahora, se encuentra medicado y recibe permanentes controles y chequeos de su salud. Alejado de esa figura de rocker flaco y destrozado, el ídolo argentino se muestra menos, toca poco y cuida más su estado físico, aunque en su regreso a los shows sorprendió, ya que había subido de peso.

Con un notorio aumento de peso, aunque lejos de las drogas, Charly volvió a los escenarios en 2009.

UNA VIDA LLENA DE ADICCIONES

Con solo 27 años, la muerte de Amy Winehouse sorprendió al mundo en julio de 2011. La habían hallado en su casa y en un primer momento se había asociado su fallecimiento con su adicción a las drogas. Sin embargo, luego se comprobaría que en verdad había sufrido un colapso debido al síndrome de abstinencia.

Una carrera más que prometedora, pocos discos, aunque todos exitosos: la vida agitada de Amy Winehouse.

La cantante, guitarrista y compositora inglesa tuvo una corta pero intensa vida. Aunque sólo sacó tres discos -uno de ellos fue póstumo-, recibió decenas de premios y distinciones por sus trabajos. Incluso, una anécdota recuerda que la cantante no pudo ir a recibir los seis premios Grammy por su álbum Back to black, debido a que el gobierno estadounidense le negó el ingreso al país por su adicción a las drogas.

Incluso fue interrogada por la Justicia de su país por un video en el que se la observaba consumiendo.

La Justicia de su país la interrogó por el consumo de drogas. Amy sufría picos de depresión.

STEVEN TYLER, UNO DE LOS “GEMELOS TÓXICOS”

Junto al guitarrista Joe Perry, el líder de Aerosmith, Steven Tyler, se hizo conocido con ese apodo debido al consumo de drogas en su juventud. Tyler es el vocalista de la mítica banda estadounidense de hard rock. Incluso, fueron apodados como “los chicos malos de Boston”.

A mediados de los ochenta, Aerosmith se reunió en los escenarios tras varios años de separación.

La vida de Tyler estuvo plagada de drogas. Mientras Aerosmith crecía y realizaba intensas giras, el uso de las drogas comenzó a provocar cruces en la banda. Si bien la primera década dejó grandes éxitos, en julio de 1979 decidieron separarse. Estimulantes y consumo de heroína fueron algunas de los excesos que marcaron la vida del líder de la banda.

Hoy, con 67 años, se muestra más relajado. Aunque nunca abandonó ese perfil de rockero con pelo largo, barba y ropa llamativa, está más tranquilo. Sigue tocando y aunque no abandona algunos hábitos como el alcohol, se dedica a la música de lleno.

Con arrugas, pero alejado de las drogas duras, Steven Tyler sigue tocando en los escenarios.

ANDY CHANGO, otro PRECURSOR

Entre los argentinos, otro de los que tuvo conflicto de excesos fue el músico Andy Chango. Aunque ahora se lo observa más alejado del mundo de las drogas duras y trabaja como notero del programa -valga la redundancia- Duro de domar, tuvo una conflictiva relación con las sustancias. Algunas de sus canciones más famosas, de hecho, hacen alusión a sustancias tóxicas. 

Trece años atrás, durante una entrevista, el músico reconoció haber probado varias drogas. Al ser consultado por Lucho Avilés sobre si había consumido cocaína, Andy lo interrumpió: “Pero por supuesto: aspiré cocaína, fumé heroína, salvia”. La variedad de las drogas continúa, pero el remate es aún más insólito: “Soy politóxico”, reconoció. 

Hoy se muestra más rescatado del mundo de los excesos del alcohol y las drogas.

Aunque no abandonó la música, sí se lo observa más alejado de las drogas, e incluso, a pesar de que sus informes tienen un enfoque distentido, se muestra más serio en televisión. 

Alcohol y drogas, el cocktail explosivo de Andy Chango. Hoy, en cambio, se muestra alejado de ese mundo

CRY, BABY

Janis Joplin fue una de las primeras en inaugurar el tristemente célebre “club de los 27”, que recuerda a grandes músicos del rock que murieron a los 27 años, dejando una inolvidable carrera a sus espaldas, y un futuro aún más prometedor.

Con sólo 27 años, Janis Joplin murió a causa de una sobredosis de heroína mezclada con alcohol.

De aquella imagen de niña buena al finalizar la secundaria en Texas, Estados Unidos, a transformarse en una exitosa cantante de rock y blues pasaron pocos años y mucho alcohol. De hecho, es considerada como uno de los “ejemplos” de exceso entre las estrellas de rock.

La era hippie de los años 1960 y 1970 la adoptó como uno de los íconos de la música. Más allá del alcohol, murió por una sobredosis de heroína en el hotel en que se hospedaba en Los Ángeles, en octubre de 1970. Sólo unos días antes, había grabado una canción de cumpleaños para John Lennon, el líder de los Beatles. Cuando le llegó, Janis ya había fallecido.

Fue la autora de algunos de los éxitos del rock y el blues más importantes de la historia

“ESTAMOS MÁS CERCA DE ASPIRAR QUE DEL GRAMMY”

Otro de los argentinos que atravesó una vida cargada de excesos fue Andrés Calamaro. De hecho, muchas de sus canciones hacen alusión al consumo de la marihuana, y hasta tuvo una causa judicial en su contra por supuesta apología del delito, luego de que en un recital dijera: “Qué linda noche para fumarse un porrito”. 

Recuperado, Calamaro ya no consume drogas y tampoco elige al alcohol como una compañía para componer.

Durante los años noventa, uno de los más brillantes en materia de composición y cantidad de materiales publicados, Calamaro atravesó una etapa donde su compañía, en muchas ocasiones, eran el alcohol y las drogas. Tal vez su proceso haya sido similar al de Charly García. Hoy no consume ni bebe alcohol, según contó en alguna ocasión. 

UNA VIDA DE EXCESOS Y DROGAS

Con 68 años, Iggy Pop ahora se muestra más tranquilo. En 1977, tras la separación de su banda The Stooges, iría junto a su amigo, el músico David Bowie a Berlín, para desintoxicarse de las drogas pesadas que consumía.

Iggy pedía en los conciertos un mazo de cartas de póker: “Por si quiero hacer magia, o para hacer strip póker”.

Tras varios episodios que lo mostraron como un rockero arrasado por los excesos, decidió mantener una vida más tranquila, aunque aún cada tanto sorprende con reacciones llamativas sobre el escenario.

La vida de Iggy Pop estuvo plagada por el consumo de drogas.

Por su grave adicción a las drogas, incluso, se alejó de la música por varios años. Fue considerado uno de los referentes de la frase “sexo, drogas y rock & roll”. En total grabó 18 discos, el último, Aprés, de 2012.