Menu Big Bang! News
Actualidad Detrás de escena

Juliana reveló el día en el que el presidente lloró frente a la tele

La primera dama habló de la intimidad de su matrimonio con Mauricio Macri y recordó una insólita anécdota del flamante presidente.

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

La flamante primera dama, Juliana Awada, habló por primera vez de la intimidad de su matrimonio con Mauricio Macri y reveló una anécdota que deja en evidencia el costado más sensible del presidente. “Lloró viendo una película”, destacó.

“Cuando algo lo conmueve, llora. Es muy sensible

Macri, Antonia y Awada en la intimidad de su quinta, “Los Abrojos”.

“Cuando algo lo conmueve, llora. Es muy sensible. Hace unas semanas lloramos viendo ‘Mi nombre es Khan’, una película indo-estadounidense dirigida por Karan Johar. Narra la historia de un hombre musulmán con síndrome de Asperger y su mujer, después de los atentados del 11 de septiembre”, detalló la empresaria textil en diálogo con el diario La Nación.

“No quiero que se alteren las cosas básicas. Si fuera por mí, seguiría yendo al banco y al supermercado

Se conocieron en 2009 en un gimnasio de barrio norte. Llevan cinco años casados.

La morocha también se refirió a la presunta distancia que mantiene con su hermano, el actor kirchnerista Alejandro Awada: “La realidad es que nos queremos muchísimo. Que piense distinto o que simpatice con otra cosa no altera para nada mis sentimientos hacia él. De hecho, estamos trabajando para lograr un país así, con diferencias, tolerancia y respeto. Ese es el país en el que los dos soñamos vivir”.

“Voy a intentar reproducir mi vida de ahora. Será Olivos, pero también una casa de familia, con chicos, con aroma rico a la hora del té, con muchas flores blancas

EXCLUSIVO. Así son los jardines de la residencia de Olivos que Juliana quiere renovar.
Por último, la primera dama anticipó cómo sera la vida de su familia en la residencia oficial que, según trascendió, recién ocuparán en febrero: “Voy a intentar reproducir mi vida de ahora. Será Olivos, pero también una casa de familia, con chicos, con aroma rico a la hora del té, con muchas flores blancas. No quiero que se alteren las cosas básicas. Si fuera por mí, seguiría yendo al banco y al supermercado”.