Menu Big Bang! News
Actualidad Docentes: “Es una medida disciplinadora"

No habrá vacaciones de invierno en los colegios que fueron tomados

El Ministerio de Educación de la Ciudad resolvió suspender las vacaciones de invierno en las escuelas que fueron tomadas en reclamo de mejoras edilicias y curriculares. La ley indica que deben completarse sí o sí 180 días de clase. Docentes, alumnos y gremios se oponen. Polémica en puerta. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Marchas y manifestaciones, reclamos y petitorios. En Capital Federal ya no quedan escuelas tomadas. De los 14 colegios que estuvieron tomados por los estudiantes en reclamo de mejores edilicias y curriculares, hoy no queda ninguno en protesta. Pero llegaron los coletazos. El Ministerio de Educación de la Ciudad, a cargo de Esteban Bullrich, hizo circular un comunicado en el que informó a los establecimientos que estuvieron afectados a la medida que los días de clase perdidos se recuperarán durante las vacaciones de invierno. Es decir, se suspenden las vacaciones de invierno en los colegios que estuvieron tomados. Y estalló la polémica.

La notificación de la medida a la escuela N° 3 D.E. 2, Mariano Moreno, del barrio de Once. 

Ademys, asociación que agrupa a los docentes, presentó un recurso de amparo para frenar la medida. El amparo fue presentado en el Juzgado Contencioso Administrativo N°3 Secretaría 6 de la CABA. Expediente N 11964-2015/0. “Es totalmente injusto”, brama Manuel Gutiérrez, miembro de la Comisión Directiva del gremio, y agrega: “Es una medida disciplinadora que intenta dividir a padres, docentes y alumnos. Además hay una cuestión de usos y costumbres: nunca se hizo trabajar a los docentes en receso”.

Amparo Receso Escolar


Lidia Rodríguez Olives es docente de Historia en el colegio Lenguas Vivas, y argumenta con la ley en la mano. “Hay una ley que nos ampara, la 25.864, que en su artículo 1° dice que debe haber 180 días de clase, pero nosotros tenemos más, porque el calendario escolar comienza el 18 de febrero y termina el 30 de diciembre. Y eso son 203 días”.

Los estudiantes -aunque sabían que la suspensión de clases era una posibilidad- apoyan a los docentes en este nuevo frente de conflicto, y coinciden en tomar esta medida como un escarmiento: “En las otras tomas también recuperamos las clases, pero en diciembre. De esta forma se perjudica a los docentes, que merecen estas vacaciones”, manifiesta Manuel Ovando, de tercer año del Lenguas Vivas. Su compañera de escuela, pero de 5° año, Cecilia Greaves, va más allá: “Es un error creer que tomamos las escuelas para perder día de clases. Durante la toma hicimos clases abiertas y talleres. La educación pública también se defiende en las aulas”. 

El Ministerio de Educación de Ciudad resolvió suspender vacaciones de invierno en las escuelas tomadas.

Gremio, docentes y alumnos coinciden en que esta suspensión apunta a dividir a la comunidad educativa. Todos comparten el mismo concepto: “medida disciplinadora”, pero el mejor resumen lo brinda el estudiante Ovando: “Nos encontramos con que los mismos padres que nos apoyaban durante las tomas ahora nos quieren romper la cabeza porque no se pueden ir de vacaciones o porque tenían reservas hechas y sus hijos no pueden ir”.