Menu Big Bang! News
Mundo Una técnica tan revolucionaria como asquerosa

Increíble: crean un "banco de materia fecal" para hacer trasplantes

Médicos holandeses aseguran que un buen trasplante de materia fecal puede salvar vidas. Todo es cuestión de hallar la indicada para reconstruir la flora intestinal destruida. Para los casos en que comer yogur no alcanza. 

Estás viendo esta nota en: Modo Lectura Rápida

Ver nota completa

Ed Kuijper, profesor de microbiología de la Universidad de Leyde, en el oeste de Holanda, es el orgulloso creador de un “banco de caca”: es decir, un sitio donde se guardan en perfectas condiciones de conservación, las heces de los donantes. “Nuestro 'banco de caca' va a facilitar el acceso a los trasplantes fecales para los médicos y hospitales del país", explicó, orgulloso, a la agencia de noticias France Press. 

Ed Kuijper, el sorprendente “Doctor caca”

Todos los meses, en Holanda, se realizan cuatro o cinco trasplantes de materia fecal. Sí, sí, trasplantes de caca. ¿Para qué sirven? Según Kuijper, es la única solución para las personas que sufren infecciones intestinales crónicas, sobre todo el "Clostridium difficile", una bacteria que a veces se desarrolla tras el uso prolongado de antibióticos.

En tiempos de la Pequeña Lulú no existían los trasplantes. 

"Algunos antibióticos destruyen la flora intestinal, lo que permite a esta bacteria propagarse. Los trasplantes de materia fecal permiten trasplantar bacterias saludables, que luego recolonizan el intestino y recrean una flora intestinal saludable", sostiene el profesor. La infección intestinal se vuelve crónica en el 5 por ciento de los casos. Si incluye diarrea severa, inflamación del colon y úlceras intestinales, puede ser mortal.

Por si alguien pensó que un viaje a Holanda podía ser una solución instantánea para sus problemas de desempleo, Kuijper aclara que las donaciones de caca son gratuitas. "Los donantes deben gozar de buena salud, no ser demasiado gordos ni flacos y tener una buena flora intestinal", explica. Kuijper admite que los trasplantes no son aún “socialmente aceptados”, pero cree que se trata,simplemente de “una cuestión de costumbre”.